Concluida la vacunación pediátrica, ningún niño cubano ha fallecido

En Cuba se ha vacunado contra la COVID-19 a más de 1,6 millones de niños, con más de 3,3 millones de dosis, y después de concluida la campaña de vacunación no se han reportado fallecidos pediátricos, señaló la doctora en Ciencias María Eugenia Toledo, investigadora principal del ensayo clínico Soberana 02 en el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK).

Al referirse al impacto de la inmunización masiva de Soberana en niños de dos a 18 años, precisó, durante una reciente comparecencia en la Mesa Redonda, que un adulto que no se vacuna tiene 2,2 veces más riesgo de padecer la enfermedad asintomática que un adulto vacunado. En el caso de un niño, el riesgo es 18,2 veces mayor, comparado con uno que sí se vacuna.

«Si hubiésemos empezado la pandemia con todo lo que hemos hecho de vacunación, se hubiera evitado el 94,8 % de los casos en niños», destacó, y añadió que si algo puso a Cuba en la vanguardia fue empezar una campaña de vacunación infantil, así como la voluntad política de no empezar el curso escolar hasta que los pequeños que se pudieran vacunar tuvieran el esquema completo de inmunización.

En eso nuestro país se adelantó, al definir que los niños tenían un rol importante en la transmisión, «y eso viene de muchos años trabajando en vacunas para los niños», afirmó.

Soberana, remarcó, es una vacuna que se pensó para los infantes, ya que en enfermedades como las infecciones por neumococo o el haemophilus, detectamos que ellos tienen una incidencia en la transmisión, dado el alto nivel de contacto con personas mayores, y con sus propios hermanos.

Toledo resaltó, además, que se han hecho estudios clínicos en niños convalecientes, y que hoy los niveles de títulos de anticuerpos que se alcanzan en niños convalecientes que fueron asintomáticos, son muy similares a los que resultaron sintomáticos, y también a los que no se enfermaron y recibieron su esquema de tres dosis.

En términos de pediatría, eso hace que hoy tengamos un nivel poblacional de niños con títulos protectores, y si a ello sumamos que la vacunación infantil no solo tuvo valor en términos de inmunidad, sino también en lo social, porque los niños regresaron a las escuelas, entonces el impacto es mayor, comentó.

Para saber cómo estamos, resaltó, tenemos que compararnos con otros países. Se nota, por ejemplo, el alza de casos en Estados Unidos, en Italia y en otras naciones; sin embargo, en Cuba, a pesar de la variante Ómicron, aun con un aumento de los casos, los niveles están muy por debajo de lo que reportan otras naciones.

Categoría
Situaciones Excepcionales
RSS Minrex