Cuba es ejemplo de cómo la verdad puede ganar a la fuerza

Moscú, 22 de noviembre de 2022.- Inevitable en esta tercera y última jornada de actividades del Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, resultó la visita a Su Santidad Kirill, Patriarca de Moscú y de Toda Rusia, en el Monasterio Danilovsk, sede de la Iglesia Ortodoxa Rusa.

Fue un encuentro cargado de simbolismos y respeto mutuo, en el cual el Jefe de Estado destacó la significación que adquiere para él reunirse con Su Santidad Kirill cada vez que visita Rusia: «es un deseo permanente, por el aprendizaje que significa tener conversaciones con usted; y además por el cariño que usted le profesa a Cuba, y el respeto y la admiración que nosotros sentimos por usted».

La apretada agenda cumplimentada por el mandatario y la delegación oficial que lo acompaña en su visita a la nación euroasiática no fue impedimento para el diálogo, en el cual Díaz-Canel transmitió al Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa «un fuerte y caluroso saludo del General de Ejército».

A Fidel volvieron una y otra vez los interlocutores en sus palabras, desde el cariño, la admiración y todo lo que el Líder de la Revolución cubana representa, no solo para la Mayor de las Antillas, sino también para muchos lugares del mundo.

«Precisamente esta visita también tiene relación con Fidel», destacó el dignatario cubano, quien comentó sobre la inauguración del Monumento al Comandante en Jefe en la ciudad de Moscú y la proximidad del sexto aniversario de su desaparición física. «Todo eso le da mucha significación a esta visita», señaló.

«Para nosotros Fidel se convierte siempre en un referente sistemático, cotidiano, sobre todo en estos tiempos de crisis; y todos los días, cuando tenemos que enfrentar problemas muy complejos, siempre lo primero que me viene a la mente es qué haría Fidel en una situación como esta, y tratamos de buscar referencias en su legado y encontrar soluciones a los problemas a partir de su pensamiento», compartió con Su Santidad Kirill.

De «excelente» calificó el mandatario cubano el diálogo político entre la Federación de Rusia y Cuba. «Es una base importante para todos los propósitos comunes y para fortalecer las relaciones económico-comerciales», consideró seguidamente.

En el marco del encuentro, el Primer Secretario de Comité Central del Partido Comunista de Cuba expresó también «la voluntad de nuestro Gobierno de seguir desarrollando las relaciones de amistad, solidaridad y respeto que sostenidamente nosotros tenemos con la Iglesia Ortodoxa Rusa».

Le reitero, dijo, «nuestro eterno agradecimiento por la propuesta que usted hizo para que fuera en Cuba el histórico encuentro con el Papa Francisco, en febrero de 2016».

Palabras de agradecimiento tuvo también el Jefe de Estado al referirse a «las firmes posiciones que ha tenido la Iglesia Ortodoxa Rusa contra el bloqueo» y esa solidaridad que «ustedes nos dan en momentos tan complejos como los que vive Cuba en la actualidad».

Comentó entonces Díaz-Canel acerca de las sanciones extremas a que están sometidos ambos países por parte del imperialismo, que sigue las mismas fórmulas, con sanciones injustas que buscan la asfixia económica para provocar «descontento, desabastecimiento, desespero en la nación, y que esto produzca estallidos sociales y rupturas con el Gobierno».

Mucho conoce Cuba sobre sanciones y bloqueos que han afectado a su pueblo por más de 60 años. Justamente por eso el Presidente de la República aseguró al Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa que «comprendemos cuántas limitaciones, cuánto pesar traen esas prácticas que están cargadas de una perversidad tremenda, que tienen como base el hegemonismo y la prepotencia; por eso constantemente estamos apoyando a la Federación de Rusia y denunciamos en todos los espacios posibles lo injusto de esas sanciones y las condenamos enérgicamente».

De amistad y proyecciones habló el mandatario, quien aseguró a Su Santidad Kirill que «está invitado permanentemente a visitar nuestro país». Acerca del papel de la Catedral Ortodoxa en La Habana destacó la «enorme proyección social» que allí tiene pues, además del trabajo que realiza orientado a la comunidad ortodoxa rusa, tiene también un impacto en la ciudadanía cubana, en particular en la comunidad donde está enclavada, por las actividades desarrollan, no solo de carácter religioso.

LA FUERZA ESTÁ EN LA VERDAD

De orgullo por «la postura que asume Cuba en la palestra internacional»; de gratitud por la «tradición de muy buenas relaciones entre la Iglesia Ortodoxa Rusa y Cuba, la Isla de la libertad»; y del placer con que da la bienvenida siempre a un nuevo encuentro con el Presidente cubano, habló Su Santidad Kirill al dar la bienvenida en el Monasterio Danilovsk al Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista.

Gratos momentos de sus encuentros con el Comandante en Jefe compartió con la delegación el Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa, quien recordó las «negociaciones y reuniones muy sustanciales» que ambos sostuvieron.

Fue entonces Fidel espacio común donde confluyeron ideas y sentimientos muy profundos. Una persona tan destacada, dijo Su Santidad Kirill, que «hizo tanto por el bien y la libertad de su nación», que siempre «tuvo coraje y fuerza para superar los retos y combatir al Estado capitalista».

«Es un buen ejemplo en la historia, es un ejemplo que dice que la fuerza, tanto política, como militar y como física, no puede vencer siempre. Nosotros los cristianos sabemos que la fuerza está en la verdad, y que Cuba continúe su existencia independiente y soberana, a pesar de toda la presión externa, lo confirma», valoró.

Su Santidad Kirill reconoció con satisfacción la manera en que se ha reanudado «el diálogo político que tenemos entre nuestros países y entre nuestros mandatarios», luego de los tiempos difíciles vividos en la década de los 90.

Seguidamente compartió elementos que distinguen la actual situación en Rusia, país al que el imperialismo aplica sanciones y medidas de aislamiento para alcanzar sus metas políticas. «Pero no van a conseguir hacerlo», enfatizó el Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa.

«Yo estoy hablando con usted reconoció como el mandatario del país que completamente entiende, sobre la base de su propia experiencia, qué significan las sanciones, las medidas de aislamiento y bloqueo; pero a pesar de eso Cuba existía, existe y va a existir siempre, y Cuba es un buen ejemplo de cómo la verdad puede ganar a la fuerza».

(Cubaminrex-Presidencia)

Categoría
Cooperación
Eventos
Solidaridad
RSS Minrex