De tu querida presencia…..

Será un aniversario más que no podré enviarte mis felicitaciones como normalmente ocurría. Será un nuevo año donde no pueda compartir las sonrisas de muchos, o tan solo verte o imaginarte celebrando tu nuevo onomástico; pero me conformaré con seguirte imaginando con tu mirada penetrante, locución veraz, cuerpo erguido y señalando con tu dedo índice el futuro que solo usted podía ver y adelantarnos a todos.

No por dejar de estar de cuerpo presente Comandante, nos resignaremos a no celebrar con júbilo tu natalicio, pues en nosotros existe la capacidad de mantenerte vivo al frente de tu pueblo, de seguirte escuchando y de consultarte nuestras inquietudes. Nadie mejor que usted podrá seguir dándonos los mejores consejos, ni mostrarnos cómo vivir con hidalguía para morir solo en materia; para poder perdurar por siempre a partir de nuestra propia capacidad de no dejar de mirar hacia delante y apreciar esa luz resplandeciente de la estrella solitaria, que nos acostumbró a imaginar en tu frente de líder indiscutible. Nosotros, los revolucionarios, dejamos hace muchos años de guiarnos por la estrella Polar para buscar el Norte. Aprendimos a guiarnos por la suya Comandante, para mirar hacia el Sur y trazar el norte de nuestras vidas.

No sé si haré bien, pero este año por segunda ocasión no me sentiré triste el 13 de agosto. Este año seguiré pensando como cada día, que usted está ahí presente, esperaré su llamada que extraño con vacío y me resignaré pensando que ese día saldrá más temprano que de costumbre el Sol sobre la Sierra Maestra, y un rayo de perpetuidad continuará alumbrando esa honrosa Piedra que recoge en sí misma, todo el orgullo del mundo y las mejores enseñanzas para los que te llevamos eternamente en nuestros corazones.

Felicidades padre, amigo, compañero, Comandante. Avanzaremos sin descanso, pero solo permíteme sentir bien adentro, mi nostalgia por no contar este año con tu querida presencia…..

Por: Carlos de Céspedes Piedra

 

Categoría
Eventos