Declaración del Embajador Yusnier Romero Puentes, representante permanente alterno de Cuba ante NN.UU., en ejercicio del derecho de réplica.

Intervengo en ejercicio del derecho de réplica a la declaración del representante de los Estados Unidos.

Una vez más, con viejos y nuevos pretextos, el gobierno de los EE.UU. intenta en vano justificar una política que es ilegal y moralmente insostenible, aun cuando de manera abrumadora esta Asamblea General ha enviado por más de tres décadas un mensaje inequívoco sobre la urgencia de poner fin al bloqueo contra Cuba.

El gobierno de Biden no ha modificado en lo más mínimo la esencia del cerco económico, ni los instrumentos coercitivos de mayor impacto impuestos por su antecesor. Los tibios y limitados anuncios de mayo de 2022 en materia de visas, remesas y viajes a Cuba, no modifican las principales medidas de reforzamiento del bloqueo que han ocasionado un severo deterioro en el nivel de vida de la población cubana desde el año 2019 hasta hoy.

El discurso de los EE.UU. es hipócrita y deshonesto. Ninguna violación a los derechos humanos es más cruel, prolongada y masiva, que el criminal bloqueo, económico, comercial y financiero contra el pueblo cubano.

En Cuba no se ha procesado a nadie por expresar su opinión. No es en nuestro país donde mueren más de 1000 personas al año por disparos a mano de la policía, ni donde se preserva más el derecho a vender armas que a proteger el derecho a la vida.

Alarman los más de 5 800 menores de 18 años que el pasado año resultaron heridos o muertos por disparos en Estados Unidos, mientras que el número de tiroteos en las escuelas ascendió a 302, el más alto desde el año 1970[1].

El racismo sistémico, la brutalidad policial, la política represiva contra los migrantes, la represión de los derechos reproductivos, las ejecuciones extrajudiciales y el uso de la tortura son solo algunas prácticas condenables, cometidas en los EE.UU. y que escandalizan al mundo.

Cuba tiene suficientes razones para enorgullecerse de su ejecutoria en materia de derechos humanos. Así lo reconoció también esta misma Asamblea el pasado 10 de octubre cuando reeligió a nuestro país como miembro del Consejo de los Derechos Humanos para el período 2024-2026. Mucho hemos avanzado en ese sentido, a pesar de los efectos del bloqueo, que nuestro pueblo enfrenta con insuperable dignidad.

Señor Presidente,

Miente la delegación estadounidense cuando cita cifras elevadísimas de exportaciones y ayuda humanitaria al país. Usa cínicamente los montos multimillonarias de fondos que la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) destina a la subversión en Cuba, los paquetes que con duro esfuerzo son enviados a sus familias por los emigrados cubanos o las modestas donaciones que, venciendo numerosos obstáculos, hacen llegar las organizaciones no gubernamentales.

Es igualmente falso que los Estados Unidos sean un proveedor de medicamentos a Cuba. Existen pruebas irrefutables de que el bloqueo obstaculizó las principales vías oficiales para el envío de ayuda al país, incluso, desde terceros países, en pleno contexto de enfrentamiento a la COVID-19.

Los Estados Unidos dicen abogar por las libertades individuales y el apoyo al sector privado en Cuba, pero no han revertido restricciones que perjudican directamente a los emprendedores cubanos.

Si al gobierno de EE.UU. realmente le interesara el bienestar, los derechos humanos y la libre determinación de los cubanos, podría levantar el bloqueo, colaboraría con nuestra cooperación médica internacional en lugar de desacreditarla y nos excluiría de la lista de Estados que supuestamente patrocinan el terrorismo, en la que nunca debimos estar.

Concluyo reiterando un planteamiento expresado hace unas semanas en esta misma sala por el Presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez y cito: “Cuba seguirá fortaleciendo su democracia y su modelo socialista, que aún asediado, ha demostrado cuánto puede hacer un país en desarrollo, de pequeñas dimensiones y con escasa riqueza natural. Continuaremos nuestro esfuerzo transformador, en la búsqueda de salidas al cerco que nos impone el imperialismo estadounidense y de vías para lograr la prosperidad con justicia social que merece nuestro pueblo”.

Muchas gracias 

 

[1] Datos obtenidos del Libro blanco de China sobre las violaciones de los DDHH en EE.UU. 2022.

Categoría
Bloqueo
Comunidad cubana
Cooperación
Multilaterales
Relaciones Bilaterales
Solidaridad
RSS Minrex