Desde las redes: Fidel se levanta gigantesco en Moscú

Fidel se levanta gigantesco en Moscú como símbolo de esa cultura, que no ha desaparecido en el planeta, de mantener el anhelo de que haya justicia y belleza para todos en el reino de este mundo.

Fue hermoso y justo el discurso de Putin al inaugurar el monumento de uno de los hombres indispensables del siglo XX, dijo el mandatario ruso y ponderó la amistad sostenida entre Cuba y Rusia desde los tiempos de la Unión Soviética.

Y es cierto que a pesar de contratiempos y diferencias, la Unión Soviética, primero y la Federación Rusa, después, han ayudado a la isla caribeña, desde que los soviéticos adquirieron la cuota azucarera que Estados Unidos abandonaba como represalia, hasta el oxigeno enviado por el gobierno ruso en el momento más cruento de la pandemia.

Fidel supo cultivar esa relación desde la dignidad y los rusos desde el respeto a la pequeña isla enfrentada a un enemigo colosal que finalmente ha aplicado sanciones a Moscú, pretende aislar a la potencia euroasiática y debilitarla en una guerra prolongada para confirmar que no importa el signo politico de un país si hace sombra a la hegemonía impuesta desde la Casa Blanca.

Putin ha reconocido la grandeza de Fidel, su rol en los procesos emancipatorios, descolonizadores, del siglo XX, ha reverenciado al artista en los difíciles escenarios de la batalla por demostrarle a los seres humanos que están dotados para no ser esclavos de ningún imperio.

Fidel se levanta monumental en Moscú, no como dios impoluto, sino como terrícola que alcanzó estatura excepcional por su incansable voluntad de no dejarse vencer por obstáculos, adversidades, ataques, sabedor de que hasta la genialidad se ve menguada sin el coraje y la fe en si mismo para desafiar imposibles.

Gracias Moscú.

 

Tomado de cubadebate.cu

Etiquetas
Categoría
Eventos
Relaciones Bilaterales
Solidaridad
RSS Minrex