Díaz-Canel clausura Noveno Periodo Ordinario de Sesiones del Parlamento cubano

La Habana, 22 de julio de 2022.- Las sesiones de la actual legislatura tienen gran importancia, aquí hemos aprobado el Código de las familias, norma indispensable para la sociedad cubana y que será llevada a referendo en septiembre para que se pronuncie sobre ella el pueblo cubano, aseguró el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

Recordó que cuando el 10 de abril de 2019 aprobamos la Constitución de la República, entre las materias más reflejadas en la regulación constitucional, destaca el derecho de las familias por su papel vital en la formación de generaciones y transmisión de valores, costumbres y tradiciones.

El Código de las Familias es sin dudas una de las normas legales que más trascendencia legal y política ha tenido en la historia política del país, pues también responde a los compromisos internacionales asumidos por Cuba en estas materias y contra toda forma de discriminación, señaló.

La norma, aseguró, ha recorrido un largo camino buscando consensos sociales y académicos, y su construcción ha supuesto la coexistencia de saberes aportados desde diferentes ciencias.

Destacó que también ha sido necesaria la sabiduría popular de la nación, en tanto se recoge el sentir de miles de cubanos que en ocasión de la consulta popular expresaron su apoyo y también su diverso parecer sobre los contenidos que recoge el articulado de la Ley.

Se trata de un Código que hace una apuesta en tiempo presente para saldar las deudas del pasado y educar a las generaciones del futuro, dijo. Con esta Ley ganamos todos como sociedad, porque siendo los primeros destinatarios de las normas jurídicas, nos convertimos también en sus principales artífices, añadió.

Este Código, que en septiembre pasará el escrutinio social a través de un referendo, será algo inédito en Cuba para este tipo de disposición normativa, y se ha desarrollado algo novedoso: el afecto como valor jurídico, sostuvo.

También, valoró, tiene un indiscutido valor ético, nos enseña a pensar y nos da las riendas para educar a las futuras generaciones.

El Jefe de Estado comentó que la crianza positiva de la que tanto se ha hablado no es otra cosa que criar desde la cercanía y el acompañamiento. No se trata de excluir el poder de la sangre, sino de compatibilizarlo con otras maneras de construir maternidades y paternidades, donde a veces no existe el componente genético, pero sobra amor, precisó.

Puntualizó que el afecto es la apuesta continua de este Código, y en función de ello, el derecho ha tenido que amoldar un escenario de rigidez hacia la apertura y flexibilidad.

Sobre la base de protección de la dignidad humana, el derecho de las familias se sustenta en nuevo orden constitucional y legislativo, y podemos hablar de un Código que reconoce los derechos de todos. Un Código, añadió, que visibiliza a la persona mayor como protagonista de su destino y de su entorno familiar, como sujetos de derecho, pero también de deberes para la formación de los más jóvenes en el hogar. Abre, además, las puertas jurídicas a la protección de las personas en situaciones de vulnerabilidad y avizora la necesidad de dar respuesta al envejecimiento poblacional, de ahí, —insistió— lo importante de reconocer el cuidado con afecto como un derecho que tienen todas las personas en el medio familiar.

Como su antecesor de 1975, el presente Código centra también la mirada en los niños, niñas y adolescentes, apuntó.

El principio del interés superior, comentó, es la piedra angular para interpretar y aplicar la Ley. Decía José Martí que los niños son la esperanza del mundo, y para ellos construimos y seguiremos construyendo esta nación, aseguró.

Por otra parte, manifestó que la sustitución de la patria potestad con la nueva visión de la responsabilidad parental deja de lado la mirada patriarcal y estereotipada que no se aviene hoy con el pluralismo familiar.

Los niños, niñas y adolescentes deben ser acompañados en su crecimiento moral, espiritual, en el desarrollo de su personalidad por sus padres y madres en una relación armónica, en la que prevalezca el respeto recíproco, la lealtad, la honestidad y la complicidad del afecto, subrayó el mandatario.

(Cubaminrex - Granma)

Etiquetas
Categoría
Eventos
RSS Minrex