Díaz-Canel: Entre todos encontraremos las soluciones y saldremos de esta crisis

La Habana, 17 de junio de 2022. Hay un solo compromiso: trabajar, trabajar y entregar resultados, estrategias que den mayor estabilidad al Sistema Eléctrico Nacional (SEN) y vayan encaminadas a que no se repitan situaciones similares, destacó el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, al explicar, en comparecencia televisiva, la situación en que se encuentra el país respecto a la generación eléctrica, sus causas y posibles soluciones a corto y largo plazos.

Se refirió a los estados de opinión de la población asociados al reconocimiento de los trabajadores eléctricos, a las insatisfacciones con la programación de los apagones, la situación de las termoeléctricas y sus mantenimientos, y las expectativas ante el verano en este contexto, entre otras.

Resaltó el esfuerzo en pos de informar la situación de los apagones. «Dondequiera que exista un problema de información hay una debilidad en el trabajo que debemos autocriticarnos, lo que no quiere decir que satisfaga, porque mientras tengamos los apagones y sigamos sintiendo las molestias, seguirán las insatisfacciones, pero es un campo en el que podemos seguir avanzando».

El mandatario ilustró, mediante gráfico, el comportamiento de la demanda eléctrica, superior a las capacidades de generación, afectadas por mantenimientos y averías. Explicó las causas que lo provocan, y cómo se está actuando en pro de la estabilidad.

Precisó que se produce un pico en el horario del mediodía y otro más alto entre las 21:00 y la 22:00 horas, destacando que lo ideal sería la no existencia de estos picos.

No obstante, añadió el Jefe de Estado, cuando existen situaciones como estas, muchas de las medidas tienen que ver con tratar de desplazar a los consumidores a otros horarios que pueden ser cubiertos con la generación. «Sin embargo, con la situación de déficit que existe, no es posible llegar a atenuar más esos picos».

LAS TERMOELÉCTRICAS PUEDEN GENERAR LO SUFICIENTE CUANDO NO HAY PICOS

Díaz-Canel expresó que las termoeléctricas pueden generar la corriente que se necesita cuando no hay picos, y lo hacen con el combustible nacional, que sí alcanza para trabajar con estabilidad. Mas, cuando una de las unidades de las termoeléctricas de Felton o de Guiteras –de las mayores del SEN– sale por avería o mantenimiento, el sistema es inestable, y «cuesta mucho trabajo cubrir por otra fuente alternativa esos déficits», señaló.

En el caso de las nuevas inversiones, el Presidente acotó que se han hecho intervenciones de mantenimiento y reparación capital en algunas termoeléctricas, pero esto es sumamente costoso y demora de cuatro a cinco años. No obstante, «nuestro país tiene suscrito un acuerdo para establecer tres nuevos bloques –pensando en el crecimiento del consumo futuro– y se debe definir un cuarto, pero no es una inversión de la que podamos disponer a corto plazo».

Por ello –dijo– se acudió a soluciones alternativas como plantas móviles de energía, donde se alquila la patana y de inmediato se tiene la generación que ronda los 300 megawatts (MW).

Comentó que fuera del horario pico, funcionando el SEN en su plena capacidad, no hay situaciones de déficit; pero estas plantas sufren averías que no siempre se pueden predecir. Además, el uso del crudo nacional provoca más incrustaciones en las calderas que obligan a mantenimientos más frecuentes que, de no hacerse, deterioran la capacidad de generación.

«Cuando se entra en el pico del mediodía, se le suma la generación por fuentes renovables, en particular la eólica y fotovoltaica, y entran en situaciones de emergencia los grupos de diésel, necesarios para cubrir ese pico; sin embargo, en el estado actual, ni tan siquiera con ellos podemos cubrir los picos, y por eso tenemos afectaciones en esos horarios», enfatizó.

El Presidente recordó que los grupos electrógenos de generación distribuida se concibieron para trabajar en espacios de tiempos cortos, donde se pudiera producir un déficit. Ahora tienen que trabajar más, por lo que consumen mayor cantidad de combustible, que cuesta trabajo tener. Ello, sostuvo, significa que hemos tenido que parar actividades importantes de la economía porque el combustible se ha puesto en función de la generación eléctrica y, sobre todo, para satisfacer las necesidades de la población.

En el pico de la noche –señaló– no entra el sistema fotovoltaico, por lo tanto, quedan solo los grupos electrógenos y las termoeléctricas. En estas condiciones, que además es pico, la demanda es mayor que por el día, y tampoco se puede cubrir en dicho horario, lo cual ocasiona los apagones tan indeseados.

«¿Por qué apagamos, fundamentalmente, en esos horarios, cuando se cocina y la gente está en casa?» Porque es precisamente cuando más demanda hay, y no tenemos la capacidad para responder a ella, dijo.

Para solucionar esta compleja situación, Díaz-Canel manifestó que se ha trabajado con el poco financiamiento del que se ha podido disponer en los últimos dos años, proveniente fundamentalmente de los ingresos del turismo, a partir de que se empieza a reanimar por el control de la COVID-19, y de lo que se ha recaudado por las ventas en las tiendas en moneda libremente convertible.

Este capital –aseveró– ha permitido poder comprar combustible y poner decenas de recursos en función de esos mantenimientos. «Con ese dinero se ha contratado todo un grupo de reparaciones y mantenimientos que nos deben conducir a una estabilidad en los próximos meses, incluyendo los que están más cercanos», afirmó.

Subrayó que se ha enfocado la estabilización del SEN en ir arreglando primero lo que da más capacidad de generación. «Por eso hemos priorizado la Felton y la Guiteras y, de manera escalonada, también están previstos otros mantenimientos e intervenciones; lo que pasa es que cuando llegamos a situaciones críticas que no se pueden prevenir, vienen los desbalances. No es que queramos tener más de una planta a la vez en mantenimiento, sino que se nos rompen los escalonamientos planificados», aclaró.

En referencia al tema del ahorro, destacó que «tenemos que convocar también a la solidaridad y a la responsabilidad que desde lo individual o lo colectivo pueda aportar cada cubano. En el país hay casi cuatro millones de viviendas; si solo tres millones apagaran un bombillo de 20 watts que pueda estar innecesariamente encendido, eso representaría instantáneamente una potencia de 60 MW, la misma que tiene un bloque de generación de la Renté o uno de la Diez de Octubre», puntualizó.

UN GRAN ESFUERZO PARA RESOLVER LA SITUACIÓN

Liván Arronte, ministro de Energía y Minas, acotó que hay un grupo de coyunturas que se han dado en el SEN, que han provocado el agravamiento de la situación en los últimos días.

Por ejemplo, ilustró, dentro de la estrategia para enfrentar el verano estaba previsto que la unidad 2 de Felton pudiera entrar al sistema en los últimos días de mayo, y que después que entrara esta unidad (de alrededor de 230 MW), se pudiera sacar entonces a la unidad 1 (260 MW), que lleva más de diez meses trabajando sin haberle podido limpiar la caldera. Sin embargo, cuando se destapó la turbina de la unidad 2 hubo necesidad de cambiar los dos últimos pasos de las paletas, y eso provocó que se alargara un mes su entrada en servicio. «Coincidió que no pudimos entrar Felton 2 y hubo que sacar para la limpieza a la unidad 1», subrayó.

Agregó que también estaba previsto, para junio, darle mantenimiento a la termoeléctrica de Guiteras, de manera tal que estas dos grandes plantas, con la mayor potencia instalada, pudieran enfrentar el verano en mejor situación; es decir, que Felton pudiera generar unos 500 MW, y la Guiteras alrededor de 280 MW.

En tanto, indicó el titular de Energía y Minas, la reserva que hoy tiene el SEN para operar de una manera estable es de alrededor o menos de 200 MW, y muchas veces por la inestabilidad y todos los problemas, no se cuenta siquiera con la reserva necesaria para realizar las acciones de mantenimiento de manera sistemática y no afectar el servicio a la población.

Anunció que está prevista la entrada de la unidad 1 de Felton, la siguiente semana, mientras que al finalizar el mes deben estar trabajando las dos unidades de esa termoeléctrica, y también la Guiteras, con una mejor situación para enfrentar el verano.

Sobre la quema del crudo nacional en las centrales eléctricas, recordó el Ministro que este nos da soberanía desde el punto de vista energético, porque es combustible nuestro, pero tiene un alto porciento de azufre, es muy pesado, provoca incrustaciones y corrosión en las calderas, que hay que compensarlas con acciones de mantenimiento sistemáticas, fundamentalmente de limpieza y de sustitución de partes y agregados en ella.

«El crudo nacional provoca que tengamos que hacer más mantenimientos, pero es el combustible que hoy tenemos y, ante los altos precios del mercado internacional, es la solución del país para poder garantizar la generación de electricidad», señaló.

Para el futuro, indicó que existe un programa que va a permitir recuperar 693 MW hasta el primer semestre del año que viene, aunque se implementará de manera paulatina.

Manifestó que el escenario es complejo y el sector energético es uno de los más afectados por el bloqueo de Estados Unidos, no solo para la adquisición de los combustibles, sino también de los recursos para reparar las unidades; además de que obliga a efectuar la compra de piezas a través de segundos países.

No obstante, ratificó, se hace un gran esfuerzo, se traen los recursos, se organizan los mantenimientos, y hay un alto compromiso de todos los trabajadores eléctricos.

ESTADO ACTUAL DE LOS BLOQUES ENERGÉTICOS

Omar Ramírez Mendoza, director adjunto de la Unión Eléctrica, precisó que la generación base se soporta en las plantas térmicas, 13 de las cuales están fuera del ciclo de mantenimiento, es decir, no se cumplieron en el momento oportuno.

Hacemos mantenimiento, pero no siempre con la profundidad que lleva porque no disponemos del tiempo para cubrir la demanda y evitar los apagones; entonces se puede mejorar con respecto a la potencia, pero en poco tiempo disminuye nuevamente, advirtió.

Díaz-Canel reconoció que hay un estado de malestar lógico, en dos dimensiones: una, a nivel personal y colectivo en la población, quien sufre directamente los apagones; y la otra es que se afecta la economía, en función de garantizar servicios y bienes a las personas.

Los estados de opinión, subrayó, expresan molestias, pero también comprensión, por lo que hay que destacar la manera en la que el pueblo, viviendo una situación rigurosa, exigente, de limitaciones, ha sido capaz de comprender en su mayoría que esto no es culpa de un gobierno que no se ocupa o una debilidad en el trabajo de las instituciones. Se refirió al esfuerzo de todos los que laboran para resolver la situación, muchos lejos de su familia, en regímenes y horarios severos, en un trabajo de mucha responsabilidad.

Consideró necesario ilustrar la situación de los bloques energéticos, para lo que explicó indicadores como la potencia nominal, o sea, la capacidad de generación de las plantas por su diseño; la potencia real, que es lo que en verdad puede generar por determinados factores; y la disponible, que resulta la que en un momento específico se puede utilizar, porque otra parte sale de servicio por averías o mantenimientos.

Puso el ejemplo de la planta Máximo Gómez, de Mariel, que posee cuatro unidades, con una potencia nominal de 370 megawatts (MW), pero la real es de 239 MW.

El Jefe de Estado se refirió al accidente que ocurrió en esta central, que provocó que la unidad 6 ahora necesite, y se está trabajando en eso, la importación de componentes para llevarla a 100 MW, mientras, se perdió totalmente el bloque siete, de 90 MW.

Relacionado con la CTE Otto Parellada (Tallapiedra), fuera de servicio en estos momentos por una avería, recordó que en pocos días aportará 45 MW.

En el caso de la Ernesto Guevara, en Mayabeque, dijo que en realidad está trabajando con 151 MW, porque la unidad 3, que tiene 67 MW, está fuera por averías, pero que con un mantenimiento de cinco días se podrá llevar a 85 MW.

La Antonio Guiteras, de las más importantes, dijo el Presidente, hoy tiene una potencia real de 280 MW, y la disponible es de 199 MW, cuando tiene una capacidad diseñada de 317 MW; debido a que se ha ido corriendo el mantenimiento para no sacarla del servicio.

Díaz-Canel detalló sobre cada uno de los bloques restantes, incluyendo, a su decir, el núcleo duro del sistema, que es la Felton, sobre la que resaltó su aporte al SEN, una vez que entren sus unidades a fines de junio e inicios de julio, lo que significarían 490 MW, y esa es la razón por la que se decidió sacarla de línea.

En sentido general, dijo, de una posibilidad de aprovechamiento de 2 640 MW, hoy se utilizan solo 1 039 MW, con 535 MW en mantenimiento y 377 con averías, que podrán ser recuperados.

PROCESOS DE REPARACIÓN Y MANTENIMIENTO

El mandatario cubano contactó, por videoconferencia, con autoridades de diferentes termoeléctricas del país. Desde la Felton (Lidio Ramón Pérez), de Holguín, con un peso decisivo en el SEN, se informó que en estos momentos se ejecuta un mantenimiento de diez días en la Unidad 1, que tiene como ruta crítica la limpieza de la caldera, la cual lleva meses en explotación.

Aseguraron que, para el jueves de la próxima semana, o antes, podrán estar en capacidad de arranque, teniendo en cuenta que no se realizan intervenciones profundas en el generador y la turbina.

Respecto a la Unidad 2, se detalló que salió del sistema por varios días para realizar labores de reparación en la caldera y turbina, y quedan 18 días para comenzar con las labores de arranque y ajuste, periodo en el que se tiene previsto hacer pruebas. De esta forma, en 18 días, las dos unidades deben estar en funcionamiento.

Se destacó, además, el papel de la prensa para informar todos los días sobre los trabajos que se realizan, así como se exaltó a quienes trabajan en las plantas, hombres y mujeres que, muchas veces, luego de 12 horas de trabajo, regresan a casa y no tienen electricidad.

Para las labores de reparación en la Felton, según pormenorizaron, no hay falta de recursos, todo se está haciendo aquí en Cuba y no existen factores que pongan en peligro la calidad y la entrega en el plazo acordado.

Desde la termoeléctrica Antonio Guiteras se comunicó que se encuentra limitada a 199 MW por suciedad en calderas y en los calentadores. Además, tiene en la caldera una zona con alta temperatura, lo que indica un fallo que debe solucionarse en la próxima parada planificada.

Con esta intervención se deben lograr 240 MW, pero eso depende del grado de suciedad que presente la caldera cuando llegue el momento de la reparación. Se puntualizó que, posteriormente, tienen que hacer una parada de diez días que permita realizar el lavado total de la caldera y establecer los 280 MW con los que la planta normalmente opera; en tanto, a finales de año se debe realizar otro mantenimiento ampliado que permitirá alcanzar los 300 MW.

El mandatario cubano preguntó a las autoridades de la Guiteras sobre su capacidad para realizar las labores de reparación, sin perder tiempo. Al respecto, acentuaron que tienen planificadas 166 actividades bien organizadas y con los materiales necesarios. Cuentan, además, con 18 brigadas de mantenimiento.

En el pase informativo a la termoeléctrica Renté, de Santiago de Cuba, se explicó que en estos momentos se están generando 187 MW con las unidades 3, 4 y 5; a la vez que se realizan labores de mantenimiento en el bloque 6 –por 14 días–, con intervenciones en la caldera y en la turbina. No existe ninguna dificultad para entregar esa unidad el próximo sábado.

Igualmente, se notificó que se está preparando la salida de la unidad 4, por 12 días, con el objetivo de llegar a 70 MW, y se intervendrá también la unidad 3.

Sobre el estado de la central termoeléctrica de Nuevitas trascendió que, actualmente, es satisfactorio, pues en horas de la tarde de este jueves se logró incorporar al SEN la tercera unidad de esa central.

Asimismo, se precisó que la unidad 5 salió de funcionamiento el pasado martes, por pérdidas de vapor y agua en las calderas, lo cual impidió que mantuviera el servicio de generación. Para revertir esa situación se requirieron 56 horas de trabajo ininterrumpido, hasta que en la tarde de ayer se incorporó al SEN, generando 96 MW, y se espera que en las próximas horas alcance los 110 MW.

GARANTIZAR LA MAYOR DISPONIBILIDAD ELÉCTRICA EN EL VERANO

Mario Pedroso, director general de Geysel (empresa de mantenimiento y operación de grupos electrógenos que tiene representación en todas las provincias del país), se refirió a las acciones que se realizan para asegurar con los grupos diésel de generación distribuida, el déficit que se está produciendo en la generación termoeléctrica.

Manifestó que la entidad cuenta con un patrimonio de 943 grupos electrógenos de diferentes tecnologías y una potencia instalada de 1 334 MW, y que se ha trazado una estrategia que nos ha permitido cubrir parte del déficit de los mantenimientos que presentan las distintas plantas.

«En estos momentos tenemos 579 MW disponibles, y 348 MW que ya han pasado el periodo para su mantenimiento capital».

Informó, además, que se ha organizado un programa de recuperación que cuenta con varias etapas, y en un primer momento está el compromiso de garantizar la mayor disponibilidad en el verano. «Queremos aumentar en 76 MW nuestra disponibilidad, para que el pueblo pueda tener un verano tranquilo después de la pandemia».

«Nuestra organización y sus más de 3 000 trabajadores están enfocados en garantizar que el pueblo mantenga su confianza en la dirección de la Revolución», aseguró.

«Muchas veces no hemos tenido oportunamente el combustible que ha hecho falta para generar con esos grupos, y esa es una situación que ha puesto tenso el sistema de distribución del combustible del país, porque para priorizar a los grupos diésel hemos tenido que poner toda la flota en función de ello, y se ha afectado la ubicación de combustible en los servicentros, que es también otro elemento que golpea a nuestra población», precisó Díaz-Canel.

Pedro Sánchez Torres, director de la Empresa de Mantenimiento a Grupos Electrógenos de Fuel Oil, dio a conocer que esa entidad tiene unos 950 MW instalados como parte de la generación base del país, en 489 máquinas, en 33 centrales eléctricas ubicadas a lo largo de la nación.

Esa empresa transita hoy por una compleja situación con respecto a las piezas de repuesto que en los últimos años no han podido tener, no solo por parte del financiamiento, sino también por las complejidades en el acceso a la fábrica en la que se pueden abastecer, pues se han visto obligados a utilizar terceros proveedores. Sin embargo, gracias al financiamiento actual, aspiran a llegar a 134,9 MW entre julio y octubre.

El Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez, vice primer ministro, recomendó hacer, con el gasto de corriente, como mismo se hace con el gasto en el hogar: no consumir más de lo que se tiene.

Calificó de vital la labor que en la promoción del ahorro pueden hacer las organizaciones de masas, especialmente los cdr, que llegan a cada cuadra y a cada familia.

Cuba no solo ha estado sometida a un bloqueo de 63 años, también estamos asediados por una jauría que sueña con ver a la Revolución estallando por dentro, pero se quedan descolocados cuando el pueblo responde, y todos los días hay muestras de ello, con obras y hechos, significó el Primer Secretario.

Puede que algunos crean que no hay salida, y se entiende –afirmó el Presidente–, porque los desafíos realmente son colosales; pero aseguró que hay muchos más construyendo las salidas para superar las adversidades y, entre ellos, resaltó a los trabajadores eléctricos.

En otras oportunidades, como cuando en medio de los peores meses de la pandemia de la COVID-19, nos quedábamos sin oxígeno, superaremos igualmente estas adversidades que hoy tenemos en el Sistema Electroenergético Nacional, y entre todos –garantizó– encontraremos las soluciones y saldremos de esta crisis. «¡Para Cuba trabajamos, para Cuba buscamos la paz y, una vez más, venceremos!».

(Granma)

Categoría
Bloqueo
RSS Minrex