Fraternos sentimientos de solidaridad con el Pueblo y Gobierno de Cuba.

El paso del Huracán Matthew ha dejado una enorme cantidad de destrozos en el Oriente cubano. Los enfurecidos vientos y gigantescas olas han provocado graves daños materiales en la ciudad de Baracoa y en varios municipios de la provincia oriental de Guantánamo. Viviendas destruidas, carreteras intransitables, edificios gravemente perjudicados y otros graves daños económicos. Es de gran importancia destacar que la fortaleza del Estado cubano ha permitido que toda la población oriental de la isla esté a salvo. Se habla de más de un millón de personas que fueron evacuadas para preservar sus vidas. Esto evidencia la enorme fortaleza de la Revolución Cubana y de la calidad humana de toda su dirigencia, que privilegian el bienestar de las personas por sobre cualquier otra cosa.

La posición geográfica de la mayoría de los países de Nuestra América nos hace vulnerables a toda clase de eventos y desastres de carácter natural que se presentan sorpresivamente o con muy poco tiempo para evitar mayores desgracias. Mientras en países como Guatemala, a partir de la enorme debilidad institucional que padecemos, lo primero que se presenta es la pérdida grandes cantidades de valiosas vidas humanas, en Cuba el proceso revolucionario ha producido admirables niveles de organización de la sociedad en todo el país, e incluso en medio del criminal bloqueo al que ha sido sometida la Isla por más de cincuenta años, esto les permite implementar medidas preventivas en muy poco tiempo.

Como es la norma en ese admirado y querido país, la reconstrucción del Oriente cubano se ha iniciado inmediatamente, en medio de las limitaciones económicas que nos son comunes, las autoridades cubanas tienen claras las prioridades y sobre esa base trabajan arduamente.

Cuba, su pueblo, su Gobierno y su proceso revolucionario merecen toda la admiración y solidaridad de las fuerzas democráticas. Pero la solidaridad y apoyo que Cuba le ofrece a Guatemala en salud y educación debieran hacer que estos sentimientos de solidaridad les fueran obligatorios, de manera natural, a las autoridades y toda la sociedad guatemalteca.

Sin embargo, mientras en la Isla todos los esfuerzos se concentran en minimizar el sufrimiento de toda la población, aquí, en la tierra que le dio refugio al prócer latinoamericano José Martí, el día de mañana está programado un acto en la Universidad Francisco Marroquín, en el que el objetivo central es atacar e inútilmente pretender debilitar a la Revolución Cubana. Para eso ha viajado a este país Yoani Sánchez, cómo lo hace por todo el mundo financiada por los enemigos de la Revolución, una persona que dedica su vida, y para eso le pagan muy bien, a mentir y atacar al proceso revolucionario cubano.

CONVERGENCIA, como institución de derecho público, exige la cancelación de este evento, que para mayor agravio al pueblo cubano se realizará en el 40 aniversario del ataque terrorista a un avión de Cubana, en el que fueron asesinadas 73 personas. Cancelar el evento se impone en nombre de los más elementales sentimientos de solidaridad y respeto a un país que ha sido severamente dañado por el Huracán Matthew.

Tenemos pocas horas para comprobar si algo queda de decencia en quienes organizan y patrocinan ese repudiable evento. La solidaridad es el sentimiento más hermoso de los pueblos.

 

COMISIÓN POLÍTICA DE CONVERGENCIA

 

Guatemala 05 de octubre de 2016

 

Categoría
Solidaridad