Intervención de Anayansi Rodríguez Camejo, viceministra de Relaciones Exteriores de Cuba en el debate general del Foro sobre Financiación para el Desarrollo.

Intervención de Anayansi Rodríguez Camejo, viceministra de Relaciones Exteriores de Cuba en el debate general del Foro sobre Financiación para el Desarrollo, bajo el tema: “¿Qué puede lograrse en ls Cuarta Conferencia de Financiación para el Desarrollo?”

Nueva York, 22 de abril de 2024.

Señora Presidenta,

Distinguidos delegados e invitados:

Mi delegación suscribe las intervenciones pronunciadas por Uganda a nombre del G77 y China y Samoa a nombre de AOSIS. Acogemos con satisfacción la celebración de este Foro de Financiación para el Desarrollo en un contexto global desafiante, de crisis multidimensional, condiciones financieras estrictas, de desaceleración del comercio, la inversión y la productividad mundiales, de crecientes niveles de endeudamiento, restricciones comerciales unilaterales y de aumento de la desigualdad.

Nos estamos quedando sin tiempo para cumplir los objetivos de la Agenda 2030, la Agenda de Acción de Addis Abeba y el Acuerdo de París sobre cambio climático.

Los avances en materia de desarrollo conseguidos con tanto esfuerzo se han revertido, especialmente en los países pobres, que aún no se han recuperado completamente del impacto de la pandemia.

Los países en desarrollo enfrentan hoy grandes necesidades de financiación insatisfechas para el cumplimiento de la Agenda 2030 y la Agenda de Acción de Addis Abeba, que no podrán alcanzarse sin un replanteo profundo del injusto, antidemocrático, especulativo y excluyente orden económico, financiero y comercial internacional, que constituye un sistema de saqueo y explotación.

Las proyecciones actuales estiman que casi 600 millones de personas seguirán viviendo en la pobreza extrema en 2030 y que, por este camino, los ODS en su conjunto seguirían fuera de alcance incluso en 2050.

Desde esta premisa, la IV Conferencia de Financiación para el Desarrollo deberá apuntar, entre otros resultados, a:

a) Marcar pautas claras y concretas para una profunda reforma de la arquitectura financiera internacional, tanto en términos de gobernanza, representación, como de acceso a la financiación, donde un mayor número de países en desarrollo cuenten con voz y voto.  

b) Avanzar hacia la instrumentación de un mecanismo multilateral de renegociación de deudas soberanas con una participación significativa de los países del Sur, que les permita reestructurar su deuda con tasas de interés bajas a largo plazo y recibir un tratamiento justo, balanceado y orientado hacia el desarrollo.

c) Abogar por que los contratos e instrumentos de deuda incluyan cláusulas de activación que proporcionen alivio y reestructuración tan pronto como un país se vea afectado por catástrofes naturales o choques macroeconómicos.

d) Instar a una pronta y considerable recapitalización de los Bancos Multilaterales de Desarrollo para mejorar sus condiciones de préstamo y satisfacer las necesidades financieras de los países en desarrollo.

e) Promover una cooperación fiscal internacional inclusiva y eficaz en las Naciones Unidas y la racionalización del papel de las agencias de calificación crediticia.

f) Avanzar en el establecimiento de un conjunto de medidas de progreso en materia de desarrollo sostenible que vayan más allá del PIB, para definir el acceso de los países en desarrollo a la financiación en condiciones favorables y a la cooperación técnica.

g) Impulsar la cooperación en materia de ciencia, tecnología e innovación, con el fin de transitar hacia modelos de desarrollo más sostenibles y equitativos retomando los aportes de la Cumbre del G77 y China celebrada en La Habana el pasado año.

h) Instar a la reforma de las cadenas de valor internacionales, que permita a los países en desarrollo alcanzar un mayor grado de industrialización de sus productos. Para ello, resulta necesario reforzar el trato especial y diferenciado para las naciones del Sur como principio multilateral.

i) Por último, rechazar la aplicación de medidas coercitivas unilaterales, incompatibles con el derecho internacional y la Carta de las Naciones Unidas, que impiden a nuestros países insertarse en los mercados internacionales en igualdad de condiciones. Cuba sufre sus efectos tras 62 años de bloqueo recrudecido y, más recientemente, tras la arbitraria inclusión del país en la espuria Lista de Estados patrocinadores del terrorismo.

Abordar la grave insuficiencia en la provisión de medios de implementación sigue siendo un reto que debe considerarse de forma holística. El Plan de Estímulo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Iniciativa de Bridgetown, son propuestas audaces para impulsar el financiamiento inmediato que requieren los países en desarrollo e iniciar la impostergable reforma del sistema financiero internacional.

El sistema de comercio internacional necesita también, con urgencia, de una acción decisiva.

Seamos lo suficientemente sabios para aprovechar la oportunidad que nos brinda la IV Conferencia Internacional sobre Financiación para el Desarrollo para avanzar, de conjunto, en ese camino.

Muchas gracias

 

Categoría
Bloqueo
Cooperación
Eventos
Multilaterales
Relaciones Bilaterales
Solidaridad
RSS Minrex