Intervención de Sra. Pilar Varona Estrada, Viceministra del Ministerio de Justicia de la República de Cuba, en la Serie de Sesiones de Alto Nivel de la 67 Comisión Estupefacientes de Naciones Unidas. Viena, 14 de marzo de 2024

Intervención de Sra. Pilar Varona Estrada, Viceministra del Ministerio de Justicia de la República de Cuba, en la Serie de Sesiones de Alto Nivel de la 67 Comisión Estupefacientes de Naciones Unidas. Viena, 14 de marzo de 2024

Excelencias, distinguidos delegados:

Señor Presidente:

Permítame felicitarlo por su trabajo y desearle éxitos en su labor guiando los trabajos de la Comisión. Le reitero a usted y los demás miembros de la Mesa, que pueden contar con el apoyo de nuestra delegación.

Es vital que tomemos conciencia de que el problema mundial de las drogas no se puede abordar solamente con políticas domésticas, porque constituye un problema global y como tal ha de enfrentarse.

Es por ello que reafirmamos la voluntad política de Cuba de cooperar con toda la comunidad internacional en los esfuerzos serios y reales que se realicen en la batalla contra este problema.

Hoy es más importante que nunca reconocer y aplicar el principio de responsabilidad común y compartida para enfrentar este problema, con estricto apego al Derecho Internacional y a los principios enunciados en la Carta de Naciones Unidas.

Nuestro objetivo común debe ser avanzar en el fortalecimiento de la cooperación internacional para abordar y enfrentar de forma efectiva el problema mundial de las drogas, que lejos de atenuarse se profundiza y recrudece.

Es importante que se entienda que los efectos y las graves consecuencias que genera este flagelo, no se solucionan si se continúa politizando, si se legalizan o asumen las drogas como sustancias inofensivas, o si se obvian las particularidades de cada región o país.

La cooperación multilateral, la labor de los organismos internacionales y los programas de las Naciones Unidas, de acuerdo con sus respectivos mandatos, y el trabajo de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, son de vital importancia para el logro de nuestros objetivos.

Señor Presidente:

Ratificamos que Cuba no es un país de tránsito, no es un país productor, no es una zona libre para el blanqueo de dinero, no es un paraíso fiscal, ni es tampoco refugio de delincuentes internacionales. La incidencia de este fenómeno en el país es de carácter externo a partir de la droga que recala en nuestras costas y las diversas formas utilizadas por organizaciones radicadas en el exterior para tratar de introducirla.

Cuba mantiene una política de “tolerancia cero” al tráfico ilícito de drogas y brinda un tratamiento diferenciado a su consumo desde el ámbito de la salud pública, logrando un equilibrio armónico entre la prevención y el enfrentamiento.

La estrategia cubana de enfrentamiento y prevención contra las drogas se caracteriza por su carácter multifactorial. Tiene una expresión abarcadora y es una batalla preventiva, en la cual la educación, la cultura, la salud y la familia tienen un papel principal, pero con un sistema de enfrentamiento integrador y popular.

La prevención constituye un pilar esencial, por lo que se ha continuado mejorado el trabajo comunitario y se ha propiciado una mayor participación de las organizaciones de masa, juveniles, estudiantiles y otras representativas de la sociedad civil cubana.

Bajo estos preceptos y con mucho esfuerzo, Cuba ha logrado que la elaboración, producción, tráfico o consumo de sustancias ilícitas no sean un problema social significativo, y ha impedido que su territorio constituya plataforma de criminales para el tráfico de drogas y la comisión de delitos conexos.

Esto se ha logrado a pesar de no contar con abundantes recursos y de las limitaciones que impone el férreo bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba y la inclusión del país, en listas unilaterales y arbitrarias como la de Estados Patrocinadores del Terrorismo.

Señor Presidente: 

Tenemos la convicción de que este Segmento de Alto Nivel reafirmará el compromiso político de los Estados y otros actores con las tres Convenciones de Drogas de Naciones Unidas y su actual sistema internacional de fiscalización.
Reitero el compromiso de Cuba y su legítima aspiración de lograr sociedades libres de drogas ilícitas, elemento vital para alcanzar un desarrollo sostenible y el bienestar de nuestros pueblos. 

Muchas gracias.

 

 

 

Categoría
Multilaterales
RSS Minrex