Nota de Prensa: “Cuba exige con urgencia un trato especial y diferenciado para los países africanos.”

Nueva York, 14 de octubre de 2016. Ante el Plenario de la Asamblea General, en el Debate Conjunto sobre los temas “Nueva alianza para el desarrollo de África” y “Decenio para lograr la regresión de la malaria en los países en desarrollo, en particular en África”, la Representante Permanente Alterna de Cuba ante las Naciones Unidas, Embajadora Ana Silvia Rodríguez Abascal, se refirió hoy a la Nueva Alianza para el Desarrollo de África (NEPAD) como una de las iniciativas más encomiables que se haya producido en el continente africano en las últimas décadas, cuyos propósitos reflejan el compromiso de los líderes políticos de la región con el progreso político, económico y social continental.

Por otra parte, reconoció los desafíos persisten en el camino hacia el desarrollo sostenible e hizo un llamado a todos los países desarrollados a cumplir sus compromisos de Ayuda Oficial al Desarrollo e intensificar el apoyo a la NEPAD. Así, resaltó la manera en que Cuba siempre ha defendido la responsabilidad histórica y moral de la comunidad internacional con el desarrollo africano.

Al referirse al sentir de Cuba hacia el continente africano destacó: “Para Cuba, África es algo muy entrañable, parte esencial de lo que somos. Es uno de los nutrientes de nuestra identidad  y de nuestra cultura. Allí están las raíces de gran parte de la población cubana. Las más profundas convicciones internacionalistas de la Revolución cubana, han hecho posible que nuestro país haya estado siempre al lado de África, desde el apoyo incondicional a las luchas anticolonialistas, hasta los proyectos de cooperación en numerosas esferas del desarrollo económico y social del continente.”

Ante este foro, destacó en cifras el aporte del capital humano cubano y experiencia en la colaboración con los países del continente, entre los que resaltó los más de 2600 becarios africanos que estudian en Cuba carreras universitarias; más de 5000 colaboradores cubanos que prestan servicios en 34 naciones africanas y más de 27 000 pacientes africanos que han recuperado la vista a través del Programa cubano-venezolano conocido como “Operación Milagro”.

Como parte de su discurso, resaltó la manera en que en estos más de 50 años de bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por parte de los Estados Unidos en contra de Cuba, los gobiernos y pueblos africanos han cerrado filas en apoyo al derecho del pueblo cubano a decidir su destino.

Al finalizar su intervención, aseguró que Cuba continuará apoyando a la Unión Africana y a todos los mecanismos de concertación regional en su empeño por encontrar soluciones propias a los problemas africanos, y seguirá abogando por el respeto a la soberanía de ese continente y la no injerencia en los asuntos internos de sus países. En este contexto, puntualizó: “Los países africanos necesitan con urgencia un trato especial y diferenciado, acceso a los mercados, estabilidad de los precios de los productos básicos, condonación de su deuda externa, acceso a las tecnologías, aumento sustantivo de la Ayuda Oficial al Desarrollo y los recursos financieros necesarios sin injerencias y sin condicionamientos. África no puede seguir esperando. Actuemos ya!” (Misión Permanente de Cuba ante las Naciones Unidas)

Texto Completo

Categoría
Multilaterales