Participa una delegación de Cuba a la XXVIII Conferencia General del OPANAL celebrada en Guatemala.

El pasado 3 de noviembre, el Palacio de la Cultura de Ciudad de Guatemala fue la sede de la XXVIII Conferencia General del Organismo para la Proscripción de las Armas Nucleares en la América Latina y el Caribe (OPANAL), entidad que promueve el desarme nuclear y la no proliferación de armas nucleares en la región y fue establecido a raíz de la firma del Tratado para la Proscripción de las Armas Nucleares en la América Latina y el Caribe, mejor conocido como Tratado de Tlatelolco, el 14 de febrero de 1967.

La Conferencia General es el órgano supremo del OPANAL y su objetivo es examinar la aplicación del Tratado de Tlatelolco, así como continuar con el fortalecimiento de este instrumento. 

En este evento participaron Nazario Fernández Biosca, Embajador de la República de Cuba en Guatemala, quien presidió la delegación, y Lissette Sardina Martorell, Segunda Secretaria de la Embajada de la República de Cuba en México.

El Embajador en Guatemala, Nazario Fernández Biosca en su intervención, reiteró el apoyo de Cuba al derecho inalienable de todos los Estados a la utilización de la energía nuclear con fines pacíficos, sin discriminación alguna, de conformidad con el Tratado de No Proliferación y remarcó voluntad de Cuba de continuar promoviendo la universalización del Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares (TPAN), en cuya elaboración y negociación Cuba tuvo un activo papel.

El diplomático cubano rechazó “la imposición de medidas coercitivas unilaterales, que limitan o restringen, de manera discriminatoria, el derecho legítimo de todos los Estados a desarrollar la investigación, la producción y el uso de la energía nuclear con fines pacíficos”. Así como condenó el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos contra Cuba y reconoció el amplio apoyo recibido en el marco de Naciones Unidas a la resolución presentada por Cuba que condena esta política.

Fernández Biosca señaló que “la eliminación total de las armas nucleares, de forma transparente, verificable e irreversible es y debe continuar siendo la máxima prioridad en la esfera del desarme”.  Al mismo tiempo, hizo un llamado a todos los Estados, particularmente a los Estados poseedores de armas nucleares, a eliminar el papel de las armas nucleares en sus doctrinas y políticas de seguridad y defensa; e instó a los Estados Poseedores de Armas Nucleares,  que realizaron declaraciones interpretativas a los Protocolos Adicionales I y II del Tratado de Tlatelolco, las cuales constituyen reservas, a retirarlas sin más demora, a fin de dar plenas garantías de seguridad a los Estados que integramos la Zona Libre de Armas Nucleares en América Latina y el Caribe. En ese sentido, agradeció a las labores emprendidas por el OPANAL para la consecución de ese fin.

 

Categoría
Eventos
RSS Minrex