Por "La ventana del Arca" se unen las culturas de Perú y Cuba

Lima, 26 de junio: Hasta el 23 de agosto podrá ser visitada, en la Galería Mariano de la Casa de las Américas, La ventana del Arca, exposición personal de la artista visual peruana Rosamar Corcuera.

Acompañaron a la artista en la inauguración de su muestra, el Excmo. Embajador de Perú, Sr. Gonzalo Flavio Guillén Beker; Silvia Llanes, directora de Artes Plásticas de la Casa de las Américas; y Lisandra Aguilar, curadora de la Galería.

La ventana del arca rinde tributo al 60 aniversario de la primera edición del libro Noé delirante, de la autoría del poeta peruano Arturo Corcuera, padre de la expositora, en 1963.

Rosamar expone por primera vez en Cuba, “trayendo en el corazón de sus obras, el barro milenario que también amasaron sus antepasados, cocido junto al fuego de su pasión, convertidos en fantasía (…)  En esta exposición, desde la ventana de su mirada atisba el arca y muestra sus parábolas de dibujante y ceramista, con los diversos personajes que el poeta cobijó, y ahora ella los revive, como una viajera, cohabitante del arca”, en palabras de Víctor Escalante, en el catálogo de la muestra expositiva.

La autora se inspira en el arte tradicional peruano, sus mitos y leyendas, y crea un mundo paralelo habitado por mascarones de proa, deidades marinas, ángeles fugados del cielo, máscaras guardianas y caracolas humanas. Al decir del Embajador Guillén, “a Rosamar la veo nutrida de toda la poesía de su padre y además se nutre de la experiencia artesanal peruana: confluencia de las dos vertientes que da está mágica muestra”.

 Para mí es muy emocionante estar en La Habana con esta muestra; he venido con parte de los animales del arca”. Evocando Génesis 8:6, que cita “Y sucedió que, al cabo de cuarenta días, abrió Noé la ventana…”, Rosamar dijo a los asistentes “quiero invitarlos a que ‘espiemos’ el arca y veamos estos animales en delirio”.

Por su parte, el Embajador de Perú, Sr. Gonzalo Guillén, se refirió a la connotación que tiene esta exposición en La Habana: “Para nosotros, como embajada, ante todo, le concedemos importancia a promover la cultura peruana, pero el objetivo, además de darla a conocer es, sobre todo, en el caso específico de nuestra región, la vinculación entre los pueblos”.

En esta ocasión –continuó—, eso es mucho más evidente, ya que esta obra de la artista Rosamar es un homenaje a la publicación de los 60 años del libro Noé delirante, de un poeta peruano que, además, es su padre, hombre que amaba profundamente a Cuba, a la que estaba muy vinculado y por la que sentía gran admiración, es un ejemplo perfecto de lo que la cultura significa como unión entre los pueblos”.

Lima, 26 de junio: Hasta el 23 de agosto podrá ser visitada, en la Galería Mariano de la Casa de las Américas, La ventana del Arca, exposición personal de la artista visual peruana Rosamar Corcuera.

Acompañaron a la artista en la inauguración de su muestra, el Excmo. Embajador de Perú, Sr. Gonzalo Flavio Guillén Beker; Silvia Llanes, directora de Artes Plásticas de la Casa de las Américas; y Lisandra Aguilar, curadora de la Galería.

La ventana del arca rinde tributo al 60 aniversario de la primera edición del libro Noé delirante, de la autoría del poeta peruano Arturo Corcuera, padre de la expositora, en 1963.

Rosamar expone por primera vez en Cuba, “trayendo en el corazón de sus obras, el barro milenario que también amasaron sus antepasados, cocido junto al fuego de su pasión, convertidos en fantasía (…)  En esta exposición, desde la ventana de su mirada atisba el arca y muestra sus parábolas de dibujante y ceramista, con los diversos personajes que el poeta cobijó, y ahora ella los revive, como una viajera, cohabitante del arca”, en palabras de Víctor Escalante, en el catálogo de la muestra expositiva.

La autora se inspira en el arte tradicional peruano, sus mitos y leyendas, y crea un mundo paralelo habitado por mascarones de proa, deidades marinas, ángeles fugados del cielo, máscaras guardianas y caracolas humanas. Al decir del Embajador Guillén, “a Rosamar la veo nutrida de toda la poesía de su padre y además se nutre de la experiencia artesanal peruana: confluencia de las dos vertientes que da está mágica muestra”.

 Para mí es muy emocionante estar en La Habana con esta muestra; he venido con parte de los animales del arca”. Evocando Génesis 8:6, que cita “Y sucedió que, al cabo de cuarenta días, abrió Noé la ventana…”, Rosamar dijo a los asistentes “quiero invitarlos a que ‘espiemos’ el arca y veamos estos animales en delirio”.

Por su parte, el Embajador de Perú, Sr. Gonzalo Guillén, se refirió a la connotación que tiene esta exposición en La Habana: “Para nosotros, como embajada, ante todo, le concedemos importancia a promover la cultura peruana, pero el objetivo, además de darla a conocer es, sobre todo, en el caso específico de nuestra región, la vinculación entre los pueblos”.

En esta ocasión –continuó—, eso es mucho más evidente, ya que esta obra de la artista Rosamar es un homenaje a la publicación de los 60 años del libro Noé delirante, de un poeta peruano que, además, es su padre, hombre que amaba profundamente a Cuba, a la que estaba muy vinculado y por la que sentía gran admiración, es un ejemplo perfecto de lo que la cultura significa como unión entre los pueblos”.

Categoría
Relaciones Bilaterales
RSS Minrex