Tributo a la Madre África

Dar es Salaam, 16 de mayo de 2020. Cada mes de mayo toda Cuba celebra el Día de África. La fecha se enmarca en la fundación en 1963, de la extinta OUA, transformada luego en Unión Africana. Aunque muchos identifican a África con idílicas postales de safaris en sus grandes praderas, o con imágenes de los males que aquejan al continente Cuna de la Humanidad, su distinción debe estar encaminada a la apreciación de pueblos ancestrales, laboriosos, alegres y unidos en su rica y necesaria diversidad. Los vínculos de Cuba con el continente africano, además de  históricos, son de hermandad. África es parte esencial de nuestra propia historia, cimentada en profundas raíces étnico-culturales derivadas de la llegada a nuestro archipiélago, de más de un millón 300 mil esclavos, que fueron arrancados por la fuerza de su entorno natural y traídos para regar con su sangre y sudor los campos cubanos. De aquellos hombres y mujeres africanos que aportaron importantes valores a nuestra nación, heredamos las costumbres, las religiones, el arte, su sabiduría ancestral y su esencia humanista, de compartir lo que se tiene y no lo que sobra. Como dijo nuestro Comandante en Jefe, uno de los mayores exponentes del respeto a las costumbres y a la historia del continente y amigo de muchos de los Padres Fundadores, con quines sostuvo excelentes lazos de amistad durante el Acto de imposición de la Orden Buena Esperanza, en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, en 1998 dijo: “Sin África, sin sus hijos y sus hijas, sin su cultura y sus costumbres, sin sus lenguas y sus dioses, Cuba no sería lo que es hoy. El pueblo cubano tiene por ello una deuda con África que se acrecienta con la historia heroica que hemos compartido”

Categoría
Comunidad cubana
Cooperación
Relaciones Bilaterales
Solidaridad
RSS Minrex