72 AGNU: Declaración de la Delegación Cubana en el debate general del Tema 67: Informe del Consejo de Derechos Humanos. Nueva York, 2 de noviembre del 2017

Señor Presidente:

El Consejo de Derechos Humanos fue resultado de la necesidad de enfrentar los dobles raseros, la confrontación y la manipulación política que caracterizaron a la extinta Comisión de Derechos Humanos. Debe evitarse la reedición en el Consejo de las negativas prácticas que desacreditaron a la Comisión, las que rechazamos enérgicamente.

Reiteramos nuestra preocupación por la tendencia a imponer en dicho órgano la selectividad y los dobles raseros en la consideración de las situaciones de derechos humanos, lo que se refleja en el informe del Consejo de Derechos Humanos que se nos presenta. Debe cesar la manipulación política en el tratamiento de situaciones de países. La cooperación y el diálogo respetuoso deberían guiar las labores de este órgano.

Cuba reafirma que el Examen Periódico Universal se consolida como el único mecanismo universal existente para el análisis integral de la situación de derechos humanos en todos los países. Es el principal elemento distintivo del Consejo en relación con la antigua Comisión. Este mecanismo ha demostrado constituir un medio para la cooperación internacional en materia de derechos humanos sobre la base del diálogo constructivo y el respeto a los principios de universalidad, objetividad, imparcialidad y no selectividad.

Estos principios deben ser igualmente respetados por los procedimientos especiales del Consejo y por los órganos de tratados de derechos humanos. Los titulares de procedimiento especiales deben además observar el Código de Conducta adoptado durante el proceso de construcción institucional del Consejo de Derechos Humanos.

Señor Presidente:

Para Cuba, mientras persista un orden económico y político internacional injusto y excluyente, el Consejo debe continuar pronunciándose a favor de un orden internacional democrático y equitativo.

Mientras se impongan medidas coercitivas unilaterales y se mantengan bloqueos como el que Cuba sufre desde hace más de 55 años, el Consejo debe rechazar y exigir el fin de estas prácticas.

El Consejo debe lograr que la reivindicación del derecho a la solidaridad internacional se convierta en impostergable, con vistas a enfrentar los graves desafíos que plantean las profundas crisis económica, financiera, energética, ambiental y alimentaria que afectan al planeta.

Lamentamos que en la pasada sesión del Consejo de Derechos Humanos se hayan adoptado mediante voto, resoluciones que han gozado del consenso de los Estados Miembros por varios años, tal es el caso del Derecho a la Alimentación. En este período de sesiones de la AGNU mi delegación volverá a presentar dicha resolución, con el anhelo de que tan importante iniciativa cuente con el espíritu constructivo de todas las delegaciones para lanzar un mensaje de consenso en tan crucial tema.

Señor Presidente:

Cuba seguirá trabajando en la promoción de los derechos de los pueblos a la libre determinación, a la paz y al desarrollo, por la realización del derecho a la alimentación, por el establecimiento de un orden internacional democrático y equitativo, en el combate al racismo, la xenofobia y todas las formas de discriminación, por la realización de los derechos culturales y el respeto a la diversidad.

Cuba ratifica su firme compromiso con la promoción y respeto de todos los derechos humanos para todos.

Muchas gracias.