72 AGNU: Intervención de la delegación de Cuba en la Conferencia de Alto Nivel de Donantes para la Reconstrucción del Caribe luego de los Huracanes Irma y María. Nueva York, 21 de noviembre de 2017.

Señor Presidente;

Agradecemos profundamente la convocatoria de esta reunión, en momentos tan difíciles para los países afectados por los destructivos huracanes Irma y María.

El embate cada vez más devastador y frecuente de desastres naturales, confirman al cambio climático como una amenaza a la supervivencia de la humanidad y al desarrollo sostenible de los pueblos.

El paso reciente de los huracanes Irma y María por la región del Caribe, evidenció nuevamente las vulnerabilidades que enfrentan los Pequeños Estados Insulares en Desarrolloante eventos naturales de esta magnitud.

Resulta imprescindible impulsar los esfuerzos nacionales, regionales y globales en pos de la implementación del Marco de Acción de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres; las Modalidades de Acción Acelerada para los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (PEID) (Samoa Pathway); el Acuerdo de París y la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible, con apego al principio de responsabilidades comunes pero diferenciadasy respeto pleno al derecho internacional y a la soberanía de los Estados.

Señor Presidente;

El principal obstáculo que enfrentan los países en desarrollo y de manera particular los Pequeños Estados Insulares, en materia de reducción del riesgo de desastres es precisamente el subdesarrollo, reproducido y agravado por un orden económico internacional injusto y por los insostenibles patrones del neoliberalismo.

La comunidad internacional, de manera particular los países desarrollados, deben honrar sus compromisos históricos y su responsabilidad ética y ecológica con la humanidad y las generaciones futuras. Es imperativo incrementar la cooperación internacional y la transferencia de recursos y tecnologías a los países en desarrollo, con el objetivo de fortalecer las capacidades nacionales para la preparación y respuesta frente a fenómenos naturales como los huracanes, cuya frecuencia e intensidad seguirán creciendo. La graduación como país de ingreso medio o alto, no puede ser un obstáculo a la cooperación.

Señor Presidente;

Cuba valora altamente la colaboración internacional en materia de reducción de riesgo de desastres, así como el intercambio de experiencias y buenas prácticas en la prevención y el enfrentamiento a estos eventos.

Con muchos países del continente hemos establecido acciones de intercambio y cooperación, que han contado con la participación de agencias del Sistema de Naciones Unidas, organismos gubernamentales internacionales y regionales, y organizaciones no gubernamentales, entre otros actores.

El Canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, en su intervención en el debate general del 72 período de sesiones de la AGNU, llamó a la comunidad internacional a dar toda la prioridad y movilizar recursos para ayudar a los pequeños estados y territorios insulares del Caribe devastados por los huracanes Irma y María. Al propio tiempo, expresó la disposición de Cuba a incrementar su cooperación, dentro de sus modestas posibilidades, a los hermanos pueblos y gobiernos de Antigua y Barbuda y Dominica, entre otros países y territorios del Caribe que sufrieron la terrible destrucción causada por dichos huracanes.

En Antigua y Barbuda y en Dominica, ya laboraban decenas de colaboradores cubanos de la salud. A ellos se unieron, al paso de Irma y María, (especialistas del Contingente Médico Internacionalista Henry Reeve, rescatistas, constructores) especialistas y técnicos en redes eléctricas y otros recursos humanos y materiales útiles en la recuperación. Por su pequeño tamaño, menor población y limitada capacidad de generar recursos propios, estos países del CARICOM requieren la prioridad en la movilización internacional de la ayuda.

Señor Presidente:

El huracán Irma golpeó a Cuba por más de 72 horas. Prácticamente ningún territorio del archipiélago quedó exento de sus efectos. Frutos de años de intenso trabajo de nuestro pueblo fueron borrados por el huracán en pocas horas.

Sin embargo, como afirmara el Presidente cubano Raúl Castro Ruz, el espíritu de resistencia y victoria de nuestro pueblo renace con cada adversidad.

Cuba reitera su agradecimiento profundo por las sentidas muestras de solidaridad y afecto, y por la ayuda recibida en su empeño colosal de reconstrucción.

Como con razón se ha dicho, el impacto de los huracanes Irma y María revela la prioridad que plantea para la humanidad el enfrentamiento al cambio climático, bajo el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas y en particular, la necesidad de un tratamiento especial y diferenciado a los pequeños estados insulares, como las naciones hermanas de Antigua y Barbuda, Bahamas, Dominica y las pequeñas islas que sufrieron terrible destrucción; a República Dominicana, Puerto Rico, Saint Martin, Sint Maarten, Islas Vírgenes y Anguila afectados por estos eventos.

Avanzar en la reducción del riesgo de desastres, nunca ha sido tan urgente en el marco de la implementación de la Agenda 2030. Deseamos reafirmar el compromiso y disposición de Cuba en la realización de esta meta colectiva.

Muchas gracias