73 AGNU: Intervención de la Excma. Sra. Anayansi Rodríguez Camejo, Embajadora, Representante Permanente de Cuba, en el Tema 29: Adelanto de la Mujer. Tercera Comisión. Nueva York, 5 de octubre de 2018.

Señor Presidente:

Desde la Conferencia de Beijing se han registrado importantes avances: el número de niñas escolarizadas ha aumentado, al igual que el de mujeres que trabajan de forma remunerada y que son elegidas para desempeñar responsabilidades públicas y funciones de liderazgo. Las mujeres han adquirido mayores derechos de acceso al empleo, de propiedad y herencia de bienes al casarse y divorciarse en los mismos términos que los hombres. Estos avances demuestran que es posible reducir las desigualdades de género a través de actuaciones públicas.

Aun reconociendo la importancia de estos logros, todavía no puede afirmarse que, a nivel mundial, hombres y mujeres disfruten de iguales derechos.

Las mujeres siguen estando muy escasamente representadas en todos los niveles de la adopción de decisiones políticas. Al 1ro de enero de 2017, solo el 7,2% de los Jefes de Estado, el 5,7% de los Jefes de Gobierno y el 23,3% de los parlamentarios eran mujeres.

Las féminas constituyen el 70% de los 2 mil 700 millones de pobres en el mundo y dos tercios de los casi 800 millones de personas adultas analfabetas. Más de 300 mil mujeres mueren cada año por complicaciones evitables durante el parto, el 99% en los países del Sur.

Lógrese un orden internacional justo y equitativo, que erradique la pobreza y el hambre, póngase fin a los conflictos bélicos, privilégiese al ser humano por encima del capital y presérvese el medio ambiente y se estará avanzando hacia la plena igualdad de género y el empoderamiento de la mujer.  

Sr. Presidente,

Cuba se enorgullece de mostrar resultados tangibles en el avance y empoderamiento de las mujeres y niñas. Fuimos el primer país en firmar y el segundo en ratificar la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer.

Las féminas cubanas percibimos igual salario que los hombres por trabajo de igual valor, y tenemos derecho a pensión por invalidez total o parcial, a pensión por viudez, a la tierra, a recibir créditos bancarios, así como a licencia de maternidad retribuida y sus consiguientes prestaciones, la que beneficia a la trabajadora antes del parto y hasta que el bebé cumpla un año.

La presencia de las mujeres en la Asamblea Nacional del Poder Popular, Parlamento cubano, asciende a un 53,22 %, siendo el segundo parlamento del mundo con mayor participación femenina.

La educación universal y gratuita garantiza la participación de la mujer y su empoderamiento en todos los sentidos y constituye un pilar en la erradicación de prejuicios, exclusiones y todo tipo de discriminación y violencia en los espacios privado y público, incluyendo los puestos de trabajo.

Los derechos sexuales y reproductivos, incluidos el derecho al aborto y la elección libre y responsable sobre su fecundidad, están garantizados y forman parte de los servicios de salud en nuestro país.  

Señor Presidente:

Para eliminar la violencia contra las mujeres y las niñas se requiere poner fin a todas las medidas coercitivas unilaterales. En este sentido, el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos contra Cuba es un obstáculo para el desarrollo pleno del país y el adelanto de las mujeres y constituye, además, una forma de violencia directa e indirecta que impacta y entorpece el disfrute de los derechos fundamentales de las cubanas, incluyendo su derecho al desarrollo.

Permítame concluir reiterando la voluntad de Cuba de continuar desarrollando su modelo social basado en la justicia, la igualdad y la solidaridad, con estricto apego a los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas y la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Muchas gracias