75 AGNU: Discurso del Embajador Pedro L. Pedroso Cuesta, representante permanente de Cuba ante las Naciones Unidas en el debate conjunto del Tema 37 “La situación en el Medio Oriente” y Tema 38 “La cuestión de Palestina”. Nueva York, 20 de mayo de 2021

Señor Presidente:

La delegación de Cuba desea agradecer su decisión de convocar esta sesión plenaria para el debate conjunto de los temas 37 “La situación en el Medio Oriente” y tema 38 “La cuestión de Palestina”, tras la solicitud de las delegaciones de Níger y Argelia, en sus respectivas condiciones de Presidente de la Organización de la Conferencia Islámica y de Presidente del Grupo Árabe, a las que se suma la del Presidente del Buró de Coordinación del Movimiento de Países No Alineados.

Nuestra delegación respalda firmemente los planteamientos formulados por Azerbaiyán a nombre del MNOAL, al igual que las posiciones expresadas por Níger y Argelia, a nombre de la OIC y del Grupo Árabe.

Señor Presidente:

La declaración realizada en el día de ayer 18 de mayo a los medios de prensa por el Secretario General Adjunto para Asuntos Humanitarios y Coordinador del Programa de Ayuda de Emergencia, Sr. Mark Lowcock’s sobre la situación en los territorios palestinos ocupados no pudo ser más dramática y altamente preocupante.

Esta Asamblea General debe actuar de manera inmediata y con determinación para poner fin a la agresión militar israelí, particularmente en la Franja de Gaza, sitiada por más de 13 años. Los bombardeos indiscriminados y desproporcionados por parte de Israel han cobrado la vida de cientos de palestinos, incluyendo familias enteras y un número considerable de niños.  La potencia ocupante destruye con total crueldad edificios de vivienda, hospitales e infraestructura civil, lo que constituye una flagrante violación de todas las normas del derecho internacional, incluida la IV Convención de Ginebra.

Señor Presidente:

Resulta alarmante que, debido a la obstrucción reiterada de Estados Unidos, en silencio cómplice con Israel, el Consejo de Seguridad no haya estado en capacidad de pronunciarse y condenar la escalada de violencia y los trágicos acontecimientos que lamentablemente se repiten en la Franja de Gaza y en Jerusalén Oriental y luego de tardar días para convocar una reunión pública sobre el tema, el cual no sólo afecta a la región del Medio Oriente, sino la paz y la seguridad internacionales, no haya podido emitir siquiera un comunicado de condena.

La parálisis del Consejo de Seguridad ha hecho que Israel considere que tiene luz verde para perpetrar sus crímenes con impunidad. Continúa la ocupación, la política de anexión, el aumento de las prácticas y medidas ilegales y colonizadoras, incluidas la construcción y expansión de asentamientos en el territorio palestino ocupado, las demoliciones punitivas, las incautaciones de recursos a instituciones palestinas, el desplazamiento forzoso de cientos de civiles, el bloqueo de la Franja de Gaza y la amenaza con anexar los territorios palestinos del Valle del Jordán y otras partes de Cisjordania y de Jerusalén Oriental.

Señor Presidente:

Cuba condena en los términos más enérgicos, todos los crímenes cometidos por Israel contra el pueblo palestino. Reclamamos a Israel que ponga fin a sus deleznables prácticas y respete la Carta de las Naciones Unidas, el Derecho Internacional y las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad.

Esta agresión debe cesar de inmediato. Insulta al mundo la barbarie sionista y el manto de impunidad que Estados Unidos tiende sobre esos crímenes con su apoyo al régimen israelí.

Ratificamos nuestro apoyo irrestricto a una solución amplia, justa y duradera del conflicto israelo-palestino, que permita al pueblo palestino ejercer el derecho a la libre determinación y disponer de un Estado independiente y soberano con las fronteras anteriores a 1967, con Jerusalén Oriental como su capital y que garantice el derecho al retorno de los refugiados.

Sr. Presidente:

La comunidad internacional tiene la obligación legal, política y moral de apoyar plenamente la causa palestina. Si se continúa obstaculizando que el Consejo de Seguridad cumpla con las funciones que le asigna la Carta de las Naciones Unidas, corresponde a esta augusta Asamblea tomar las medidas necesarias para poner fin a la impunidad y la barbarie.

Muchas gracias.