Declaración del Embajador Gerardo Peñalver Portal, Representante Permanente de Cuba ante las Naciones Unidas, en la 416 reunión plenaria del Comité para el Ejercicio de los Derechos Inalienables del Pueblo Palestino.

Nueva York, 11 de marzo de 2024.

Señor presidente:

Deseo ante todo expresar nuestro reconocimiento a usted presidente y a la Secretaría por la labor en la organización de esta importante reunión. Al propio tiempo deseo felicitar por su elección como Vicepresidentes a mis colegas y amigos de Nicaragua, Indonesia, Namibia y Malasia, este último también reelgido como Relator. Asimismo, deseamos reiterarle nuestra felicitación a usted por su relección al frente del Comité en la sesión que tuvo lugar el pasado 31 de enero.

En cuanto a Cuba se refiere y a la responsabilidad que este Comité ha situado al elegirnos como vicepresidentes, deseo trasladar mi más profundo aprecio y reconocimiento a los miembros por el apoyo para la relección a este importante encargo, de gran significado para mi país, precisamente por lo mucho que la defensa de la causa del pueblo palestino significa para el puebl de Cuba. Recibo esta responsabilidad como un compromiso para seguir luchando desde nuestra labor en el Comité y en las Naciones Unidas en pro de un genuino proceso de paz en esta región del mundo.  

Con mucha atención hemos recibido las diversas propuestas y pasos a seguir para poner fin a los múltiples crímenes que hoy se comenten contra el pueblo palestino, las cuales hemos escuchado recientemente en varios foros de ONU, en especial a través de las intervenciones de nuestro querido hermano, el embajador Mansour. Debo decir sin temor a equivocarme que Cuba está lista para apoyar cualquier iniciativa dirigida a poner fin a la catástrofe que hoy desata Israel contra el heroico pueblo palestino.  

A nuestros colegas en el Comité y en particular a nuestros hermanos palestinos, les ratificamos que no cejaremos en continuar  apoyando una solución amplia, justa y duradera para el conflicto palestino-israelí, sobre la base de una solución de dos Estados que permita a los palestinos el derecho a la libre determinación y a disponer de un Estado independiente y soberano, con su capital en Jerusalén Oriental y las fronteras previas a 1967 y que garantice igualmente el derecho al retorno de los refugiados.

Una vez, muchas gracias por la confianza en Cuba y por supuesto que no los defraudaremos.