Intervención de la delegación de Cuba  durante la séptima sesión sustantiva del GTCA sobre la seguridad de las TIC y de su uso 2021-2025. Debate sobre normas, reglas y principios.

Nueva York, 5 de marzo de 2024.

Señor Presidente:

Las reglas y normas de implementación voluntaria y la socialización de buenas prácticas en temas de Ciberseguridad son solo un paso intermedio en el objetivo de lograr un comportamiento responsable de los Estados en el ciberespacio. La comunidad de expertos en esta temática tiene mucho que aportar para mejorar la organización, disciplina, orden y rigor del trabajo en el ciberespacio, y hacer de este un escenario de desarrollo pacífico y orientado al progreso de nuestros pueblos.

La resolución 75/240 de la Asamblea General estableció la prioridad que tiene la elaboración, por este Grupo de Trabajo, de reglas, normas y principios de comportamiento responsable de los Estados, así como las modalidades de aplicación correspondientes y, de ser necesario, la introducción de cambios o la elaboración de reglas de comportamiento adicionales.

Una muestra fehaciente de la necesidad de nuevas normas se evidencia en el amplio arsenal legislativo que exponen en la actualidad los países que ocupan las primeras posiciones en el Índice Global de Ciberseguridad, que publica sistemáticamente la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT por sus siglas en inglés). Este mecanismo evalúa la responsabilidad de los Estados y la madurez de su compromiso con la Ciberseguridad, somos los mismos Estados que estamos en esta sala, algunos con un exhaustivo historial regulatorio.

El análisis de este propio índice, sería muy útil para determinar sobre que aspectos es necesario establecer normas, pues sus indicadores son habilitadores tanto de la gobernanza como de la gestión de la Ciberseguridad. En este propósito resultaría racional y objetivo emplear mecanismos existentes con competencias demostradas en el desarrollo de normas técnicas, tal es el caso del sub-comité 17 de la UIT.

En la ampliación de las normas reiteramos la necesidad de valorar el carácter vinculante de algunas de ellas. El borrador presentado por Usted como lista de chequeo sobre acciones prácticas para la implementación de normas podría constituir un embrión en este propósito. Ello favorecería a la toma de conciencia sobre la necesidad de una responsabilidad internacional real y objetiva en este tema por parte de los Estados.

No favorecemos la adopción de recetas únicas para la aplicación de normas negociadas en las Naciones Unidas, es vital el respeto a las particularidades de cada país y especialmente al hecho de que los países en desarrollo no poseemos las mismas condiciones técnicas y tecnológicas que los desarrollados, por lo que, aunque tenemos responsabilidades comunes, estas deben ser diferenciadas. 

Reiteramos que la elaboración e implementación de normas para el comportamiento responsable de los Estados en el ciberespacio debe respetar los principios de soberanía, independencia política e integridad territorial, debe promover la coexistencia pacífica y la cooperación internacional, debe abstenerse de realizar recomendaciones sobre el comportamiento interno de los Estados, sus mecanismos de control y los procedimientos nacionales para garantizar la Ciberseguridad. 

  Muchas gracias.