Intervención del Embajador Yusnier Romero Puentes, Representante Permanente Alterno de Cuba ante las Naciones Unidas, para la presentación de proyectos de resolución en nombre de los copatrocinadores en tema 50 del programa.

Intervención del Embajador Yusnier Romero Puentes, Representante Permanente Alterno de Cuba ante las Naciones Unidas, para la presentación de proyectos de resolución en nombre de los copatrocinadores en tema 50 del programa. Cuarta Comisión, Asamblea General de las Naciones Unidas.

Nueva York, 9 de noviembre de 2023.

Señora Presidenta:

Tengo el honor de hacer esta introducción general en relación con el proyecto de resolución L. 13 titulado “Labor del Comité Especial Encargado de Investigar las Prácticas Israelíes que afectan a los derechos humanos del pueblo palestino y otros habitantes árabes de los territorios ocupados”, la cual se ha presentado a la Comisión para su aprobación con arreglo al tema 50 del programa.

Como se reflejó en nuestro debate sobre este tema, existe una preocupación internacional general acerca de las políticas y medidas ilegales de Israel en los territorios que éste ha ocupado desde 1967 y el severo impacto sobre los derechos humanos y las condiciones humanitarias, socioeconómicas y de seguridad de las poblaciones civiles que se encuentran bajo esa ocupación ilegal.

En el proyecto de resolución que tienen ante sí, se abordan las graves y sistemáticas violaciones del derecho internacional, en particular del derecho humanitario y las normas de derechos humanos, cometidas por Israel, la Potencia ocupante, en el contexto de ocupación militar extranjera del territorio palestino, incluida Jerusalén oriental, así como del Golán sirio, desde 1967.

Estas violaciones han sido plenamente documentadas por diversos organismos de las Naciones Unidas y organizaciones internacionales de derechos humanos y humanitarias, entre los que figuran los informes del Comité Especial y del Secretario General que tienen ante sí las delegaciones en relación con este tema, así como los informes pertinentes presentados por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la Relatora Especial del Consejo de Derechos Humanos sobre la situación de los derechos humanos en el Territorio Palestino Ocupado.

En el período que abarca el Informe del Comité Especial A/78/553 se intensificaron todas esas violaciones y se profundizó la crisis de los derechos humanos que ha sufrido de modo particular la población civil palestina bajo ocupación israelí.

Los acontecimientos que han tenido lugar en el último mes dan fe de otra fase de violencia mortal, destructiva y de incalculables pérdidas de vidas humanas y constituyen un doloroso reflejo de la volatilidad y fragilidad generales de la situación que impera y del profundo sufrimiento humano que está provocando a millones de niños, mujeres y hombres inocentes.

Lamentablemente, a medida que persiste este sufrimiento, disminuyen las esperanzas y la creencia del pueblo palestino en la posibilidad de una paz justa. A medida que Israel intensifica sus ataques indiscriminados contra la población civil de Gaza, se visibilizan a diario crímenes de guerra, de lesa humanidad y actos que califican como Genocidio, y se alejan las perspectivas de lograr una solución de dos Estados basado en las fronteras anteriores a 1967.

Esto hace que la acción internacional, de conformidad con el derecho internacional, incluidas las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas, sea aún más imperiosa y urgente. En el proyecto de resolución que tienen ante sí se hace un llamado a que Israel, la Potencia ocupante, respete sus obligaciones jurídicas y que la comunidad internacional adopte medidas para garantizar ese respeto de conformidad con el derecho internacional y las obligaciones que tienen los Estados en este sentido.

La mayor prioridad de esta Comisión, de la Asamblea General y de la Organización toda debe ser lograr un inmediato cese al fuego en Palestina y poner fin al sufrimiento de la población civil, al inhumano y genocida bloqueo de la Franja de Gaza y a la pérdida de vidas inocentes.

Esperamos que el proyecto de resolución L.13 que estamos a punto de adoptar, contribuya a este propósito.

Señora Presidenta:

Tengo el honor presentar el proyecto de resolución L. 14 titulado “El Golán sirio ocupado”, la cual se ha presentado a la Comisión para su aprobación con arreglo al tema 50 del programa.

En relación con el texto, este año no se han introducido modificaciones al lenguaje, con la excepción de la actualización de determinadas fechas y cifras.

En el proyecto de resolución se expresa la profunda preocupación de la Asamblea General por el hecho de que el Golán sirio, ocupado desde 1967, ha permanecido bajo la ocupación militar israelí, y se recuerdan sus resoluciones anteriores en las que, entre otras cuestiones, exigen a Israel poner fin a su ocupación de los territorios árabes.

El sufrimiento del pueblo sirio bajo la ocupación israelí en el Golán sirio se ha mantenido durante más de medio siglo. En el Golán sirio ocupado todavía se producen actividades de asentamiento israelíes, y los sirios en el Golán ocupado están sometidos a políticas horribles de represión, discriminación racial, detenciones, torturas y privación de sus recursos naturales, incluidos el petróleo, el gas y el agua. Se les priva del derecho a aprender conforme al plan de estudios nacional sirio, así como de su derecho a portar su documento nacional de identidad. Asimismo, la Potencia ocupante israelí impide a la Media Luna Roja Árabe Siria trabajar y establecer clínicas y hospitales en el Golán ocupado.

La Potencia ocupante ha abierto un nuevo capítulo de agresiones y de violaciones del Acuerdo de Separación, así como de las resoluciones del Consejo de Seguridad, en particular las relativas a la lucha contra el terrorismo. Ha prestado todo tipo de asistencia y apoyo a lo largo de la línea de alto el fuego en el Golán sirio ocupado a grupos terroristas armados. Les ha brindado apoyo logístico y médico, en público, trasladando a los terroristas heridos a través de la línea de alto al fuego para recibir tratamiento en hospitales israelíes, y luego devolviéndolos a Siria para que prosigan sus actividades terroristas, como se evidencia en todos los informes de las Naciones Unidas.

La gravísima escalada, sin precedentes, de las autoridades de ocupación israelíes en el Golán sirio ocupado, sus persistentes actividades de colonización y sus violaciones flagrantes y sistemáticas, constituyen crímenes de guerra. Esa escalada se ha manifestado en la confiscación e incautación de tierras y bienes, las alteraciones demográficas y la usurpación de recursos naturales, actos cuyo objetivo consiste en perpetuar la ocupación del Golán sirio.

Con arreglo al Derecho Internacional, el Golán sirio ocupado es una parte indivisible del territorio de la República Árabe Siria.

Esperamos contar, como siempre, con el apoyo mayoritario de las delegaciones presentes en esta sala, a fin de contribuir a poner fin a esta injusticia.

Muchas gracias.