Eminente médico y académico de Serbia. Dr. Jovan Hadži Đokić, en entrevista a revista Politika: “Acabo de regresar. ¡No lo creerás, era mi trigésima estancia en Cuba!”

"Los urólogos son buena gente.

Precisamente recordó esta frase cuando estaba decidiendo qué especialización seguiría, y hoy como académico de la cirugía en La Habana, donde ha estado 30 veces, recibe pacientes en Belgrado, dirige dos proyectos en la Academia de ciencias y artes de Serbia y descansa en Leskovac, donde es ciudadano honorario.

A la primera llamada telefónica, el académico Jovan Hadži Đokić no nos respondió de inmediato. Nos preguntamos si teníamos el teléfono adecuado. Cuando revisamos, nos dijeron que probablemente el médico estaba en Cuba. Pero, rápidamente nos llamóasí que preguntamos: “Profesor, ¿está usted en La Habana?”

“No, acabo de regresar. ¡No lo creerás, era mi trigésima estancia en Cuba!”

Esta información sorprendería sólo a quienes no conocen al Prof. Hadži Đokić, académico y urólogo. Nació en 1940, por lo que tiene 80 años, pero es muy activo y opera pacientes en La Habana.

Los cubanos como serbios

"Realicé más de 100 operaciones en el Instituto Nacional del Cáncer durante el  período de 12 años. Di al menos 30 conferencias para urólogos cubanos. Su medicina está entre las mejores del mundo, pero también hay una parte que les interesó especialmente. Me pidieron que les enseñara cómo se hace extirpación quirúrgica de la vejiga debido al cáncer y las complicaciones que lo acompañan. Operé a todos los pacientes de forma gratuita y los cubanos pagaron mi estadía.”  El médico no oculta que se enamoró de Cuba, donde viajó por primera vez hace 14 años. “He viajado por el mundo entero. Visité a Chile, Argentina, Australia, Singapur, en todas partes de Europa, pero para mí La Habana es la ciudad más hermosa del mundo. El pueblo cubano es como el pueblo serbio. Por otro lado, tienen una medicina y una ciencia excelentes. También admito que, como niño del sur, me encanta el sol, pero disfruto especialmente comunicarme con la gente", nos cuenta el interlocutor. “Hablo excelente francés y aprendí italiano en cuatro meses, lo que les sorprendió. En Cuba, hablo español, algo que voy aprendiendo en el camino”, nos explicó el doctor."

https://magazin.politika.rs/sr/clanak/571453/urolozi-su-fina-gospoda)

(EmbaCubaSerbia)


 

 

Etiquetas
Categoría
Comunidad cubana
Cooperación
Eventos
Relaciones Bilaterales
Solidaridad
RSS Minrex