Canciller a.i. preside en Barbados la conmemoración del atentado terrorista al avión de Cubana.

En emotivo acto efectuado ante el Memorial erigido en Paynes Bay a las víctimas del atroz atentado al vuelo CU-455 de Cubana el 6 de octubre de 1976, altas autoridades del Gobierno, el Parlamento y las organizaciones del movimiento barbadense de solidaridad con Cuba, depositaron varias ofrendas florales y pronunciaron sentidas palabras, en las cuales se conjugaron el tributo a los caídos, la insatisfacción porque tras 39 años transcurridos no se ha hecho plena justicia y la condena al terrorismo, identificado como un reto latente para todo el Caribe.

El Ministro Stephen Lashley, canciller barbadense en funciones, tras colocar una ofrenda junto al Embajador cubano, Francisco Fernández, destacó el compromiso y el acompañamiento de su país con la hermana nación cubana en la lucha contra el terrorismo y cómo esta conmemoración nos demuestra los retos que el heroico pueblo cubano ha tenido que enfrentar al construir su revolución política y social.

Al pronunciar las palabras de clausura de la solemne ceremonia, al agradecer las ofrendas de flores y de sentimientos vertidas por los oradores que le precedieron, hizo varias preguntas que aún están sin responder y que el sentido común de nuestros pueblos asumen el silencio cómplice de los responsables con la impunidad y la política de doble moral: por qué nadie se molestó en avisar sobre el atentado, si la CIA había alertado a Washington sobre los planes de Posada Carriles; por qué nada sucedió después que su abogado reconociera ante un juez federal que todo lo hecho por su cliente en el continente era en nombre de Washington; por qué el terrorista mayor del hemisferio sigue libre y se alegan supuestas guerras contra el terrorismo en nombre de la comunidad internacional; por qué Venezuela sigue esperando la respuesta a su solicitud de extradición; por qué las familias de las víctimas siguen esperando porque llegue la justicia; por qué Cuba se vio forzada a movilizar a su pueblo durante 16 años para liberar a cinco de sus hijos, verdaderos luchadores antiterroristas; por qué el pueblo cubano sigue sometido a un bloqueo genocida y debe enfrentar programas de subversión interna y transmisiones radio-televisivas ilegales desde territorio estadounidense?

Finalizó su intervención reconociendo el apoyo del Gobierno, el Parlamento y el pueblo barbadense a la incansable lucha del pueblo cubano contra el flagelo del terrorismo, bajo la premisa de defender la idea de que un mundo mejor es posible, pero que ese sueño debe construirse entre todos nuestros pueblos.

Etiquetas
Categoría
Relaciones Bilaterales
Solidaridad