Cuba superará los desafíos agudizados por bloqueo de EE.UU.

*Por Embajador de Cuba en Sudáfrica, Enrique Orta González

Pretoria, 1ro de julio de 2022.- Como todos los países, Cuba atraviesa una difícil situación económica influenciada por la crisis mundial, los precios de los combustibles, alimentos y transporte, además de los efectos de más de 2 años de pandemia.

Los intentos de establecer la opinión en los medios de que Cuba enfrenta una crisis humanitaria masiva son infundados. Las falsedades, las leyendas ficticias y su propagación en los medios de comunicación se utilizan para generar internacionalmente la imagen de un país socialmente inestable y en crisis política.

Se intenta fabricar el pretexto para una intervención humanitaria como la que ya se intentó en 2021. A través de los medios de comunicación se difunde una campaña de desestabilización política y descrédito contra Cuba, con el uso de millones de dólares y tecnologías de información y desinformación altamente sofisticadas.

Cuba es un país estable, seguro, unido, capaz de enfrentar sus desafíos con creatividad y esfuerzo, no atraviesa una crisis, ni su población corre peligro.

A pesar de haber superado la pandemia y haber vuelto a la normalidad, Cuba enfrenta serias dificultades comerciales y financieras en todos los mercados por el impacto del bloqueo económico estadounidense, brutalmente reforzado en el contexto de la COVID, a partir de medidas muy agresivas del gobierno de Trump que todavía en vigor. Busca deprimir el nivel de vida de los ciudadanos, generar descontento y tratar de movilizar a segmentos de la población para cometer actos violentos y movilizarlos contra el Gobierno.

El bloqueo impuesto a Cuba desde hace más de 6 décadas es el sistema de sanciones unilaterales más severo y duradero jamás aplicado contra país alguno. La vida de ninguna familia cubana escapa a los efectos de esta política inhumana, como se ve en las carencias que forman parte de la vida cotidiana de todo cubano.

El bloqueo estadounidense ha sido y sigue siendo el obstáculo fundamental para el desarrollo de nuestro país y la realización de las aspiraciones de progreso y bienestar de varias generaciones de cubanos. De hecho, más del 70% de la población cubana actual nació y ha vivido siempre bajo el bloqueo.

El bloqueo dañó gravemente la economía de nuestro país, ya que hace casi imposible que Cuba participe en el comercio internacional y realice operaciones financieras.

Los sectores agroalimentario constituyen la piedra angular para alcanzar la seguridad y soberanía alimentaria, dos objetivos que figuran entre las prioridades del gobierno cubano y que están directamente vinculados con la implementación del Plan Nacional de Soberanía Alimentaria y Educación Nutricional (Plan SAN) y el cumplimiento de las metas acordadas en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

A pesar de los importantes recursos y esfuerzos destinados por el Estado cubano a este sector, las pérdidas por el bloqueo son evidentes. El daño humano causado por el bloqueo no se puede medir.

El reclamo de Cuba es que se le deje vivir en paz, sin bloqueo y que cese la persecución a sus relaciones comerciales y financieras con el resto del mundo.

El ejemplo de Cuba demuestra que aún con recursos muy limitados y bajo un bloqueo feroz, aún para un país pequeño como Cuba, es posible crear una sociedad basada en la solidaridad humana y la justicia social.

Miles de profesionales cubanos de la salud en 57 Brigadas Médicas han sido aportados a la lucha contra la pandemia de la COVID 19 en más de 40 países, incluida Sudáfrica. Esas 57 Brigadas Médicas Cubanas Henry Reeve se sumaron a los más de 28 mil profesionales cubanos de la salud que ya prestaban sus servicios en 59 naciones antes de la pandemia de la COVID-19.

A pesar de los desafíos, nos alienta el apoyo de millones de personas en todo el mundo que se han unido para exigir que el gobierno de EE. UU. ponga fin al bloqueo.

Agradecemos profundamente la solidaridad de los amigos de Cuba en varias latitudes, incluso en Sudáfrica. Cuba nunca se arrepentirá de haber dado la sangre de su hijo en contribución directa a las luchas de liberación en África y al enfrentamiento al Apartheid. Estábamos pagando una deuda histórica con nuestros antepasados, porque África es parte de la esencia misma de nuestra nación y los cubanos nos sentimos sumamente orgullosos de nuestras raíces africanas. Sudáfrica siempre tendrá un lugar especial en nuestros corazones. Atesoramos la fuerte y sostenida solidaridad del pueblo y gobierno sudafricano con la Revolución Cubana.

Respetamos el derecho de los demás a desarrollar su propio sistema. Con la misma energía exigimos nuestro derecho a que se respete el sistema elegido por la gran mayoría del pueblo cubano. Puede que no sea perfecto, pero ha demostrado con creces sus ventajas, incluso en las condiciones más difíciles. El noble y trabajador pueblo cubano resiste cada día con valentía los desafíos y sigue adelante.

A pesar del bloqueo y la hostilidad, Cuba seguirá avanzando en la construcción de una nación independiente, soberana, socialista, democrática, próspera y sostenible. Nada ni nadie podrá impedir que los cubanos tomen sus propias decisiones y sigan el camino elegido libremente. Permítanme hacer nuestras las palabras de Nelson Mandela cuando dijo: “Nosotros también queremos ser dueños de nuestro propio destino”.

Los cubanos sabemos que los desafíos a enfrentar son grandes, pero aún más grande es nuestra voluntad de superarlos.

Etiquetas
Categoría
Bloqueo
Solidaridad
RSS Minrex