Discurso de Abelardo Moreno, Viceministro de Relaciones Exteriores de la República de Cuba y Jefe de la delegación cubana en la Conferencia Ministerial Intercumbres del Movimiento de Países no Alineados, Bakú, Azerbaiyán ,5 – 6 abril de 2018.

 Estimados ministros y jefes de delegaciones, delegados, observadores e invitados:

Quisiera agradecer a las autoridades y al pueblo de la República de Azerbaiyán por la cálida y generosa hospitalidad que nos han brindado desde nuestro arribo y felicitar a la República Bolivariana de Venezuela, por la  conducción de las labores del Movimiento de Países No Alineados.

Nuestro Movimiento continúa siendo el principal foro de concertación de los países del Sur y a pesar del complejo escenario internacional, mantiene  su activismo en los principales procesos en curso en las diferentes sedes multilaterales.

Los desafíos permanecen y se agravan: la paz y la seguridad internacionales son cada día más inciertas y precarias; el imperialismo persiste en obstaculizar la solución pacífica de los conflictos y mantiene conductas agresivas y unilaterales.

La esencia del No Alineamiento implica el rechazo inequívoco al uso o amenaza del uso de la fuerza contra cualquiera de los miembros de nuestro Movimiento. Nos guían los diez principios fundacionales de Bandung y los Propósitos y Principios acordados en la XIV Cumbre en La Habana.

Aun cuando podemos reconocer la existencia de diferencias entre nosotros que, por cierto, deberían resolverse mediante el diálogo y la negociación a la luz del Derecho Internacional, para el Movimiento de Países no Alineados es inaceptable la amenaza de intervención militar o de destrucción contra cualquiera de sus Estados miembros.

Rechazamos la amenaza militar, la hostilidad y la agresión económica del imperialismo estadounidense contra Venezuela. Condenamos las medidas coercitivas unilaterales, injustas y arbitrarias y la injerencia externa contra el proceso bolivariano que amenazan la paz y el diálogo entre venezolanos, con propósitos desestabilizadores. Reiteramos nuestra inquebrantable solidaridad con el pueblo y el gobierno bolivariano y chavista, y con su unión cívico-militar, que lidera el presidente constitucional Nicolás Maduro Moros.

Señor Presidente:

Los resultados obtenidos por el Movimiento han sido importantes, pero aun son insuficientes en comparación con los enormes desafíos que tenemos por delante.

La erradicación del hambre, la pobreza y la exclusión social continúa siendo un reto. No podemos continuar viviendo en un mundo donde 155 millones de niños menores de cinco años sufren retrasos en el crecimiento y miles de millones de personas son empujadas al desempleo y la pobreza extrema; donde se destroza la naturaleza, se contaminan las aguas y el irracional consumismo generado en los países desarrollados amenaza los recursos vitales para la especie humana, contaminando la atmósfera y, con ello, alimentando el cambio climático.

Mientras la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible carece de medios de aplicación por falta de voluntad política y egoísmo de los países industrializados, los gastos militares globales superan los 1,7 millones de millones de dólares, que incluyen la modernización de las armas nucleares. Estas armas no deberían ser utilizadas nuevamente por nadie, en ninguna circunstancia. Para ello luchamos por la aprobación del Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares.
 
Frente a esta realidad, nuestro Movimiento debe continuar bregando por un nuevo orden económico internacional participativo, democrático, equitativo e incluyente. Tras siglos de explotación y saqueo, los países industrializados tienen un deber moral y una responsabilidad histórica con los países del Sur. Para que se cumplan los Objetivos de Desarrollo Sostenible es imprescindible la realización efectiva del Derecho al Desarrollo.

En momentos en que la brecha digital entre países ricos y pobres crece, abogamos por el uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones para fomentar la paz, el bienestar humano, el desarrollo, el conocimiento, la inclusión social y el crecimiento económico. El Movimiento debe pronunciarse de manera firme por el uso pacífico de las TIC y rechazar su uso encubierto e ilegal para atacar a otros Estados, en franca violación del Derecho Internacional. Reiteramos nuestro llamado al establecimiento de un nuevo orden mundial de la información y las comunicaciones.

Señor Presidente:

Reafirmamos nuestro rechazo a la manipulación, la politización y el doble rasero en el tratamiento de los derechos humanos. La maquinaria de las Naciones Unidas ha sido incapaz de promover y proteger la realización de todos los derechos humanos para todos, sobre la base del respeto y apego a los principios de universalidad, imparcialidad, objetividad y no selectividad.

Rechazamos la utilización de conceptos como “soberanía limitada”, “intervención humanitaria”, “guerra preventiva” o “responsabilidad de proteger”. Pueden servir intereses mezquinos de un país o grupo de países y violar la soberanía y la integridad territorial, apoderarse de los recursos y mutilar la independencia de nuestros países.

No permitamos que se despoje al noble ideal de la promoción y protección de los derechos humanos de su esencia real, y se intente convertirlos en un instrumento de presión contra nuestros pueblos y para imponer acciones punitivas con el objetivo, muchas veces, de promover cambios de régimen, violando los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas.

Vemos con preocupación cómo el Consejo de Derechos Humanos, que en el momento de su creación vimos con esperanza como medio de evitar los dobles raseros, la politización y la discriminación, ha involucionando para devenir, nuevamente, en un foro plagado de ataques directos contra países y como medio para tratar de llevar adelante políticas injerencistas. Nuestro Movimiento debe trabajar para tratar de poner coto a dichas nocivas prácticas.

Señor Presidente:

El Movimiento de Países No Alineados, a lo largo de su historia, ha contribuido de manera destacada a la lucha contra el colonialismo, el neocolonialismo, y el apartheid; y ha batallado por la liberación nacional de los pueblos bajo dominación extranjera.

Resulta inaceptable que el pueblo palestino continúe siendo víctima de la ocupación y la violencia, y que se siga impidiendo el ejercicio de su derecho inalienable a disponer de un Estado libre e independiente, dentro de las fronteras anteriores a 1967, con su capital en Jerusalén Oriental.

Cuba reitera su más profunda preocupación y rechazo por la declaración unilateral del Presidente de los Estados Unidos de la ciudad de Jerusalén como capital de Israel, lo que constituye una grave y flagrante violación de la Carta de la ONU, del Derecho Internacional y de las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas.

Reafirmamos el derecho inalienable de Puerto Rico a la libre determinación e independencia. Nos solidarizamos con su pueblo que enfrenta una difícil situación humanitaria tras el paso del Huracán María.

La cuestión del Sahara Occidental requiere un esfuerzo de conformidad con las resoluciones de Naciones Unidas, de modo que se garantice al pueblo saharaui el ejercicio de la autodeterminación y se respete su legítimo derecho a vivir en paz en su territorio.

Cuba reafirma su apoyo a la búsqueda de una solución pacífica y negociada a la guerra en Siria, sin injerencia externa y con pleno respeto a su soberanía e integridad territorial de ese país hermano.

Señor Presidente:

Mientras  fortalecemos los lazos de colaboración con el resto del mundo, el Gobierno de los Estados Unidos de América recrudece su  criminal bloqueo económico, comercial y financiero contra nuestro país,  incluyendo su dimensión extraterritorial. Ha impuesto nuevos obstáculos a las limitadas posibilidades que tenía su empresariado para comerciar e invertir en Cuba y restricciones adicionales a los viajes de sus ciudadanos, a la par que emplea una retórica contra Cuba digna de la Guerra Fría.

El bloqueo es una política unilateral, que provoca un inmenso daño humano y económico al pueblo cubano. Su único objetivo es destruir el modelo de sociedad que libremente hemos escogido. Cuba y los Estados Unidos pueden cooperar y convivir civilizadamente, respetando las diferencias y promoviendo todo aquello que beneficie a ambas partes, pero no debe esperarse que para ello Cuba realice concesiones inherentes a su soberanía e independencia.

Nuestro pueblo agradece la solidaridad que siempre ha recibido de los países miembros del Movimiento en su lucha contra el bloqueo.

A pesar de las dificultades que enfrentamos, seguiremos avanzando con paso firme en el camino de trasformaciones revolucionarias decidido soberanamente por los cubanos para perfeccionar nuestro socialismo.

Los principios y propósitos de nuestro Movimiento seguirán siendo el pilar de las relaciones internacionales de Cuba. El respeto a la soberanía, la autodeterminación, la no injerencia en los asuntos internos de los Estados, la igualdad de derechos, la solución pacífica de las controversias, la defensa de la paz, el rechazo a las medidas coercitivas unilaterales y al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, la defensa del multilateralismo y la solidaridad entre los pueblos, continuarán guiando la actuación cubana en la esfera internacional.

Continuaremos defendiendo los postulados de la  proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz suscrita por los Jefes de Estado y de Gobierno de nuestra región, en la II Cumbre de la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (CELAC).

En esta primera reunión del Movimiento tras la desaparición física del líder histórico de la Revolución cubana, Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, me permito terminar con una frase que pronunciara en la VI Cumbre del Movimiento en La Habana en 1973 y que hoy tiene plena vigencia:

“La paz, con los inmensos riesgos que la amenazan no es asunto que debe quedar exclusivamente en manos de las grandes potencias militares. La paz es posible, pero la paz mundial solo podría asegurarse en la medida que todos los países tengamos la conciencia y la decisión de luchar por ella. Paz, no solo para una parte del mundo. Paz, para todos los pueblos.”

Muchas gracias.

Fuente: CubaMINREX

 

 

Categoría
Eventos
Multilaterales
Solidaridad