73 AGNU: Intervención de Cuba ante las Naciones Unidas. Debate abierto trimestral del Consejo de Seguridad sobre la situación en el Medio Oriente, incluida la Cuestión Palestina. Nueva York, 29 de abril de 2019.

Señor Presidente:

Apoyamos la declaración formulada por la República Bolivariana de Venezuela en nombre del Movimiento de Países No Alineados.

La delegación cubana lamenta que desde el último debate abierto sobre este tema no se hayan producido progresos en favor de la justa causa del pueblo palestino. Por el contrario, se ha percibido en el último trimestre un agravamiento peligroso del deterioro de la situación en el terreno.

Al conmemorarse un año de la Gran Marcha del Retorno, Israel continúa usando la fuerza de manera indiscriminada y desproporcionada contra decenas de miles de civiles palestinos en Gaza, que se manifiestan pacíficamente por el fin de la ocupación ilegal israelí, el bloqueo a la Franja, y la realización de todos los derechos del pueblo palestino.

Los ataques aéreos y los bombardeos israelíes continúan masacrando al pueblo palestino, mientras el Consejo de Seguridad se mantiene en silencio.

Resulta muy lamentable que este órgano, por la obstrucción reiterada de la delegación de los Estados Unidos, no condene la escalada de violencia y los trágicos acontecimientos ocurridos en la Franja de Gaza, desde el 30 de marzo de 2018.

La delegación cubana reitera el enérgico rechazo al uso desproporcionado e indiscriminado de la fuerza por parte de Israel contra civiles palestinos en los territorios ocupados, incluida Jerusalén Oriental y particularmente la Franja de Gaza, en flagrante violación de la Carta de las Naciones Unidas y del Derecho Internacional Humanitario.

Reiteramos nuestra condena a la construcción y expansión ilegal de los asentamientos israelíes en el territorio palestino ocupado y la demolición o confiscación de propiedades palestinas. Todas estas medidas, unidas al bloqueo a la Franja de Gaza, violan el Cuarto Convenio de Ginebra y erosionan la viabilidad de una solución sobre la base de la creación de dos Estados.

La delegación de Cuba expresa profunda preocupación por la decisión de Israel de no renovar el mandato de la Presencia Internacional Temporal en Hebrón. Es muy lamentable que el Consejo de Seguridad también haya sido incapaz de exigir a Israel la renovación del mandato de la Presencia Internacional, en cumplimiento de las resoluciones pertinentes del Consejo, los Acuerdos de Oslo II y el Derecho Internacional.

Reiteramos el llamado al Consejo de Seguridad para que cumpla la responsabilidad que le otorga la Carta de la ONU en el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales. El Consejo debe exigir el fin inmediato de la ocupación de los territorios palestinos y de las políticas agresivas y prácticas colonizadoras, así como el cumplimiento de las resoluciones sobre la situación en el Medio Oriente, incluida la cuestión Palestina, aprobadas por ese órgano, particularmente la resolución 2334 (2016).

Señor Presidente:

Ratificamos el apoyo irrestricto a una solución amplia, justa y duradera para el conflicto israelo-palestino, sobre la base de la creación de dos Estados, que permita al pueblo palestino ejercer el derecho a la libre determinación y a disponer de un Estado independiente y soberano con las fronteras anteriores a 1967, con Jerusalén Oriental como su capital, y el derecho al retorno de los refugiados.

Expresamos al gobierno y al pueblo palestino nuestra invariable solidaridad y el respaldo al ingreso de Palestina como miembro pleno de las Naciones Unidas.

Rechazamos la acción unilateral del gobierno de los Estados Unidos de reconocer a la ciudad de Jerusalén como la capital de Israel, así como la retirada del apoyo financiero al Organismo de Obras Públicas y Socorro para los Refugiados Palestinos en el Medio Oriente, todo lo que agudiza aún más las tensiones en la región y profundiza la precaria situación humanitaria de los refugiados palestinos.

Señor Presidente:

Expresamos la más enérgica condena a la decisión del gobierno de Estados Unidos de reconocer el Golán sirio ocupado como territorio de Israel, lo cual constituye una grave y flagrante violación de la Carta de las Naciones Unidas, del Derecho Internacional y de las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad, en particular la resolución 497 de 1981.

Esta nueva maniobra de Washington que vulnera los intereses legítimos del pueblo sirio y de las naciones árabes e islámicas, tendrá graves consecuencias para la estabilidad y la seguridad en el Medio Oriente e incrementará aún más las tensiones en esta volátil región. 

Continuaremos respaldando la exigencia del Gobierno de la República Árabe Siria de recuperar los Altos del Golán, y reclama una vez más la retirada total e incondicional de Israel del Golán sirio y de todos los territorios árabes ocupados.

Rechazamos la fabricación de pretextos y conceptos para intentar legitimar en este Consejo, el uso unilateral de la fuerza y la agresión contra Estados soberanos.

Demandamos el respeto al multilateralismo y el fin de los doble raseros, el cese de la injerencia en los asuntos internos, de la agresión extranjera y del patrocinio a grupos terroristas para promover la inestabilidad y los conflictos en el Medio Oriente.

Muchas gracias.