Trudeau sigue los pasos de su padre en Cuba

© (CP PHOTO/HO) Cuban President Fidel Castro holds baby Michel as Pierre and Margaret Trudeau look on during their state visit to Cuba in this Jan., 1976 photo.

Por: Mike Blanchfield, Canadian Press. 8 de noviembre de 2016.

OTTAWA - El primer ministro Justin Trudeau seguirá algunos de los pasos más memorables de su padre la próxima semana cuando viaje a Cuba y se reúna posiblemente con un viejo amigo de la familia: el líder cubano retirado Fidel Castro.

Trudeau se reunirá oficialmente con el presidente cubano Raúl Castro quien asumió el liderazgo de su país en 2008 sucediendo en el cargo a su hermano, el líder de la revolución comunista cubana de 1959 y antagonista durante décadas de Estados Unidos.

El Embajador de Cuba en Canadá dijo que además pudiera tener la oportunidad de visitar a Fidel Castro.

"Creo que este tema ha sido evaluado y existe una posibilidad. No sé si se concretará", dijo el Embajador Julio Garmendia Peña en entrevista ofrecida este lunes.
"Estoy seguro de que a Fidel le gustaría conocerlo y esta sería una gran oportunidad para que él pueda saludar a un amigo de su padre y para que Fidel conozca al hijo de su gran amigo en su actual calidad de Primer Ministro".

Fidel Castro ha mantenido un bajo perfil público desde que formalmente cedió el control de la isla caribeña, ubicada a 135 kilómetros del extremo sur de la Florida, a su hermano menor. Fidel se ha reunido con líderes mundiales, entre ellos el presidente de Portugal, hace apenas unas semanas durante su visita a Cuba, y el Papa Francisco el año pasado, afirmó Garmendía Peña.

Pierre Trudeau se convirtió en el primer líder de la OTAN en visitar Cuba cuando aterrizó el 26 de enero de 1976 acompañado de su esposa Margaret y su hijo Michel de cuatro meses de edad.


La visita de tres días molestó a algunos de los aliados de Canadá cuando Margaret Trudeau le cantó a Castro, mientras Trudeau exclamó en un momento: "¡Viva Castro!".

Las fotos de la visita, especialmente en la que el padre barbudo de la revolución comunista sostiene al hijo del primer ministro, se han convertido en icónicas.

"Desde un punto de vista personal, nos impresionó que viniera a Cuba con su familia. Trajo a su hijo, que tenía sólo tres meses y 26 días de nacido", dijo Castro a CBC National Magazine en una entrevista en octubre de 2000.

"Conocí a ese bebé cuando vino aquí cuando apenas tenía cuatro meses de edad, y se ganó el corazón de todos".

El hijo menor de Trudeau murió en una avalancha en Columbia Británica en 1998.

Dos años más tarde, Castro hizo una impresionante aparición en el funeral de Pierre Trudeau en Montreal, donde también coincidió con el ex presidente de Estados Unidos Jimmy Carter.

Garmendía Peña ya había comenzado su carrera de 41 años en el servicio exterior de Cuba cuando la noticia de la muerte de Trudeau llegó a La Habana.
Fidel Castro inmediatamente dejó todo a un lado y planeó el viaje a Montreal, dijo.
"Todo se preparó en cuestión de horas. Conoció a Sacha y a Justin", dijo Garmendía Peña, refiriéndose a Alexandre, hermano menor del actual Primer Ministro.

"Creo que la familia agradeció en gran medida la presencia de nuestro ex presidente en aquel momento tan triste".

La próxima semana, Trudeau pasará menos tiempo en La Habana que su padre. Debe llegar el martes en la noche y partir el miércoles, afirmó Garmendía Peña.
Trudeau se reunirá con Raúl Castro y otros funcionarios del gobierno y es probable que haga un recorrido por La Habana Vieja. También pudiera visitar una universidad para interactuar con la juventud cubana, dijo Garmendía Peña.

El gobierno cubano también espera que la visita destaque las potenciales oportunidades de comercio e inversión para las empresas canadienses en Cuba, en particular en el sector de la biotecnología, agregó.  

Cuba espera que la decisión del gobierno de Barack Obama en diciembre de 2014 de restablecer las relaciones diplomáticas pudiera hacer que algunas empresas canadienses se muestren un poco menos temerosas de infringir las leyes del gobierno de Estados Unidos y busquen oportunidades de inversión a largo plazo.

La decisión de Canadá de ser la sede de las conversaciones secretas entre Estados Unidos y Cuba, que condujeron a que Obama flexibilizara las relaciones con Cuba, fue un paso fundamental en el largo proceso hacia la "normalización" de relaciones entre su país y Estados Unidos, refiere Garmendía Peña.

"Canadá sirvió de conexión para poder realizar tan importantes conversaciones —negociaciones— de una manera discreta", afirmó Garmendía Peña. "No es nada en contra de la prensa, sino quelas cosas no se hubiesen podido lograr de haber habido una fuga de información".

 

Categoría
Relaciones Bilaterales